Cuentas Públicas

El PNV quiere arreglar la barandilla de la Playa de la Concha con cargo a los Presupuestos

Una enmienda de los nacionalistas reclama 1,5 millones para esta obra

Reticencias de UPN ponen en entredicho la aprobación de las Cuentas Públicas

El arreglo de la barandilla de La Concha
Playa de La Concha, en San Sebastián. Efe

Entre las 43 enmiendas que el PNV ha presentado al Proyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado de 2018 figura una que da idea "del mercadillo callejero" en que se ha convertido el apoyo de los nacionalistas a las Cuentas Públicas, según critican fuentes parlamentarias. Se trata de una partida de 1,5 millones de euros de las encuadradas en las inversiones de uso general,que exige "la reparación del voladizo y barandilla del Paseo de la Concha entre la Perla y el Túnel del Antiguo".El texto no hace referencia a la ubicación, quizás por considerar que la Playa de la Concha de San Sebastián es de sobra conocida.

La inversión requerida para arreglar la baranda ha irritado a diputados de uno y otro signo, que consideran que ese arreglo debe correr a cargo del ayuntamiento donostiarra. En esta línea, el PNV pide que los PGE asuman el coste de un carril bici entre Getxo y Bilbao.

Estas enmiendas han sido eclipsadas con la más trascendente de la subida de las pensiones generalizada que reclamaba, y ha conseguido, el partido de Iñigo Urkullu. El proyecto de PGE ya incluía inversiones por 509 millones para el País Vasco, que suponía un 32% más que en 2017.

Tras conseguir la subida de las pensiones y el gran proyecto ferroviario (la Y vasca), el PNV presentó 34 enmiendas, dentro de las 43 enmiendas totales, para arañar 80 millones más de inversión. Y se tramitan en la Ponencia, que tendrá lugar hoy, con lo que se hará  de forma conjunta, con lo que queda garantizada su aprobación.

Como es sabido, el PNV pide, entre otros, 27,5 millones de euros en mejoras de infraestructuras ferroviarias; inversiones para Navarra (para regadíos y depuradoras), con lo que se colocaría la medalla ante el Geroa Bai, partido en el que se integra el PNV. El malestar de Unión del Pueblo Navarro (UPN) por esta ventaja de los vascos pone en solfa el futuro de las Cuentas, según fuentes políticas.

El diputado de UPN Iñigo Alli ha asegurado hoy que su formación no apoyará los Presupuestos si el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, no se compromete por escrito a no negociar con los Ejecutivos vasco y navarro un posible acercamiento de presos de ETA.

Así lo ha asegurado  en la rueda de prensa posterior a la reunión del pacto antiterrorista convocado por el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, con el objetivo de analizar con los partidos políticos el anuncio de disolución de ETA hace justo hoy una semana.

Un encuentro en el que Alli ha transmitido que UPN exige un "compromiso firmado" a Rajoy en el que quede claro que el Gobierno no modificará la política penitenciaria ni se sentará con los presidentes de los Ejecutivos vasco, Iñigo Urkullu, y navarro, Uxue Barkos, para negociar ese acercamiento de presos.

El  Grupo Popular lo tiene cogido con pinzas, pues ya no le bastará el empate, sino que, además de asegurar el respaldo de Ciudadanos, PNV, CC, UPN y Foro Asturias, deberá recabar el voto a favor de Nueva Canarias para asegurarse 176 votos, como en 2017. Lo normal, insisten los populares, es que el PSOE, que no quiere ni oir hablar de un adelanto de las Elecciones Generales, respaldase los Presupuestos, "para evitar el mercadeo nacionalista".

Normas