Unas nuevas elecciones en Italia podrían beneficiar a la derecha

Irónicamente, un Gobierno con Berlusconi sería más moderado que una alianza radical entre la Liga y el 5 Estrellas

El líder de Forza Italia, Silvio Berlusconi, flanqueado por la de Fratelli D'Italia, Giorgia Meloni, y el de la Liga, Matteo Salvini, el pasado 1 de marzo en un mítin.
El líder de Forza Italia, Silvio Berlusconi, flanqueado por la de Fratelli D'Italia, Giorgia Meloni, y el de la Liga, Matteo Salvini, el pasado 1 de marzo en un mítin.

El fracaso en la formación de un Gobierno de coalición en Italia ha aumentado las posibilidades de una nueva convocatoria, posiblemente en julio. Eso beneficiaría a la derechista Liga y sus aliados, que ganaron las recientes elecciones locales.

El lunes, el presidente, Sergio Mattarella, pidió a los partidos que dejen de lado sus diferencias y apoyen un “Gobierno neutral” encargado de elaborar una ley presupuestaria para 2019. El país necesita un Ejecutivo que acuerde recortes de gastos que eviten un aumento automático del IVA al 24,2% en enero. Pero los dos partidos más fuertes –el antisistema Movimiento 5 Estrellas y la Liga, contraria a la inmigración– han dejado claro que no apoyarán una Administración no partidista.

Eso deja a Italia con pocas opciones más que celebrar nuevas elecciones, con un coste estimado de más de 300 millones. Es más que un desperdicio de recursos financieros. A los votantes podrían no gustarles la falta de voluntad de los políticos por mostrar unidad por el bien de la nación. La prolongada incertidumbre también asustará a los inversores, que esperaban que una gran coalición o un Gobierno liderado por tecnócratas desarrollara las reformas recientemente promulgadas. El índice de blue chips de Italia cayó ayer un 1,64%, mientras que el rendimiento de la deuda pública subió.

Si las elecciones se celebran pronto, el resultado podría ser menos inconcluso que en marzo. Una encuesta de SWG publicada el lunes daba un 38% al bloque de centroderecha, que incluye a la Liga, liderada por Matteo Salvini, y a Forza Italia, del ex primer ministro Silvio Berlusconi. Eso está muy cerca del umbral 39%-40% que los encuestadores consideran que daría a cualquier coalición una mayoría en ambas cámaras del Parlamento italiano. Ni el 5 Estrellas, con el 32%, ni el Partido Demócrata de centroizquierda, con el 19%, podrían gobernar solos.

Irónicamente, un Gobierno que incluyera a Berlusconi sería más moderado que una alianza radical entre la Liga y el 5 Estrellas. Aun así, con el euroescéptico Salvini al timón, la relación de Italia con la Unión Europea se enfrentaría a mayores tensiones.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías.

Normas