¿Se puede disparar el precio del petróleo?

Arabia Saudita está intentando transformar su modelo económico para tener menos dependencia del petróleo, que algún día se agotará. Es parte de la estrategia del príncipe Muhammad bin Sulman, que ha adquirido gran poder. Pero para financiar sus reformas, bin Salman necesita que el precio del petróleo se estabilice e incluso aumente. Por ello, ha impulsado una política de reducción de producción en el seno de OPEP. El próximo día 12 de mayo Washington anunciará si se mantendrá en el acuerdo que frena el programa nuclear de Irán. Seguramente no será una decisión blanca o negra. La administración Trump no se retirará del acuerdo, pero exigirá más negociaciones en relación con el programa de cohetes de Irán y sus apoyo a grupos como Hizbullah, Hamas y los Houthis en Yemen. La consiguiente incertidumbre no ayudará a reducir los precios. Venezuela, otro gran productor, está cerca del límite en cuánto a sus capacidad de financiar su deuda y hacer sufrir a su población. PDVSA aún produce y exporta petróleo, pero los acreedores de Caracas empezarán a embargar los activos de PDVSA si Rusia y China no salvan a Maduro.

Por la parte de la demanda, la economía internacional está previsto crezca un 3,9% este año, la tasa más alta desde la crisis financiera y económica internacional. Por mucho que avance la tecnología, la mayoría de economías aún dependen de los hidrocarburos. Afortunadamente, EEUU exportó gas natural por primera vez en setenta años en 2017 y exporta también petróleo crudo. EEUU es el primer productor combinado de pertróleo y gas natural del mundo, y el año pasado sólo importó petróleo por valor de aproximadamente $50.000 millones. comparado con $500.000 millones hace 10 años. EEUU está batiendo récords de producción de petróleo, superando 11 millones de barriles diarios. Más exportación de Gas Natural Licuado por parte de EEUU contribuirá a estabilizar los mercados de hidrocarburos.

Normas