Argentina lleva los tipos al 40% para frenar la depreciación del peso

La autoridad monetaria incrementa la tasa de interés en 675 puntos básicos

El ministro de Economía anuncia una rebaja en el objetivo del déficit desde el 3,2% hasta el 2,7% del PIB

peso argentino Ampliar foto

El Gobierno argentino y su banco central (BCRA) han lanzado este viernes una batería de medidas para frenar la depreciación de la moneda nacional, el peso, y devolver algo de tranquilidad a los mercados. El BCRA subió los tipos por tercera vez en una semana hasta el 40%, mientras el ministro de Economía, Nicolás Dujovne, anunció una rebaja en el objetivo del déficit desde el 3,2% hasta el 2,7% del PIB. Con estas medidas, el peso rebotó frente al dólar aunque se mantiene cerca de los mínimos históricos que marcó el pasado jueves, cuando se hundió cerca de un 8%.

“La autoridad monetaria tomó estas decisiones con el objetivo de evitar comportamientos disruptivos en el mercado de cambios así como para garantizar el proceso de desinflación y está listo para actuar nuevamente si resultara necesario”, informó el BCRA en un comunicado. De esta forma, la entidad aumentó los tipos en 675 puntos básicos, después de haberlos llevado del 27,25% al 33,25% durante la semana anterior.

El BCRA también se refirió a la inflación, el otro gran fantasma de la economía argentina que asoma cada vez que el dólar se dispara. La entidad ratificó la meta del 15% para 2018, a pesar de que los precios avanzaron en el primer trimestre un 6,7% por la fuerte subida de los servicios públicos. En marzo, la inflación interanual se situó en el 25,4%, una tasa muy elevada incluso para un país latinoamericano y solo superada en la región por la Venezuela de Nicolás Maduro.

Un dólar fuerte

La caída del peso frente al dólar, en torno al 15% en lo que va del año, se acentuó en las últimas jornadas después de que el Gobierno de Mauricio Macri aprobara un nuevo impuesto a los inversores internacionales. El pasado jueves, la moneda llegó a cotizar por encima de 23 unidades por dólar ante la vigilancia de gran parte de la sociedad, que es tradicionalmente muy sensible a su precio y que tiene parte de sus ahorros en esa divisa.

El Gobierno, a su vez, achaca la depreciación del peso a la fortaleza del dólar y al aumento de los tipos en EE UU. En el frente doméstico, también preocupa un proyecto de ley de la oposición para revertir los aumentos de tarifas de los servicios públicos impulsados por el Ejecutivo. La subida de las tarifas de luz, agua y gas es uno de los pilares del plan económico de Macri para reducir los números rojos de las cuentas públicas.

El recorte del déficit anunciado por el Gobierno –vía reducción del gasto en infraestructuras y por mayores ingresos fiscales– también es utilizado como una herramienta para tranquilizar a los inversores internacionales, que podrían empezar a inquietarse y tensionar la deuda nacional en el mercado. Así, Moody’s ha asegurado que la depreciación del peso es negativa para el país, muy dependiente de la financiación exterior.

En las últimas semanas, antes de optar por acudir a las subidas de tipos, el Banco Central había intentado contener la depreciación del peso con la intervención en el mercado de divisas. Desde comienzos de marzo, el BCRA ha destinado en torno a 7.700 millones de dólares (6.416 millones de euros) para sostener el valor de la moneda nacional. Una decisión que ha reducido sus reservas, que están en torno a los 60.000 millones de dólares (50.000 millones de euros).

Normas