Santander puede soportar un leve declive británico

El renacido crecimiento en España y Brasil compensa los problemas del ‘brexit’

Sucursal de Santander en Río de Janeiro (Brasil).
Sucursal de Santander en Río de Janeiro (Brasil).

Santander se autodescribe “sencillo, personal y justo”. Para los inversores, eso se traduce en un crecimiento constante de los beneficios y un sólido reparto de dividendos. El renacido crecimiento en España y Brasil le ha ayudado a lograr que los resultados del primer trimestre lo mantuvieran fiel a su palabra. También le ha permitido dejar de lado los nervios por el brexit.

El descenso interanual del 21% del beneficio neto en el mercado británico –el segundo del banco tras España– han dañado un por lo demás sólido comportamiento en enero-marzo. Por tercer trimestre consecutivo, el menor margen de intermediación y el aumento de los costes han reducido el margen de explotación de la unidad británica, lo que supone, con diferencia, el peor comportamiento de los principales mercados del grupo.

Además, aunque las deudas incobrables de Reino Unido siguen siendo bajas respecto al total de préstamos, el banco prevé que aumenten. Ha constituido provisiones equivalentes a 10 puntos básicos de su cartera crediticia en Reino Unido en el último año, frente a los 3 puntos de hace un año. Las reservas para insolvencias representan ya el 34,6% de los créditos incobrables, lo que supone un incremento de 2,6 puntos porcentuales respecto al cierre del ejercicio anterior.

Sin embargo, mientras otras partes del mundo sigan creciendo, Santander podrá soportar un declive relativo en Reino Unido. Los resultados de Brasil aumentaron un 27% en moneda constante, mientras España aportó una mejora interanual del 26%, gracias a la adquisición de Popular.

Las diluidas ganancias por acción de 12 céntimos fueron un poco más bajas de lo previsto por los analistas. Dada la baja volatilidad del negocio minorista del banco, es razonable multiplicar esa cifra por 4, y prever 48 céntimos por acción en el año. Eso le permitiría alcanzar su objetivo de crecimiento de dos dígitos en ganancias y aumentar su dividendo desde los 22 céntimos por acción del año pasado.

A pesar de la caída del 3,43% registrada ayer, las acciones de Santander siguen con una prima superior al 30% sobre el valor contable tangible de marzo. Un rendimiento del 12% sobre el capital tangible para el trimestre debería permitir a Santander desentenderse de las preocupaciones del brexit y mantener esa prima.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías.

Normas