Tecnología

Bruselas bloquea provisionalmente la venta de Shazam a Apple

La incorporación de esta aplicación al ecosistema de la compañía de la manzana podría resultar potencialmente letal, según Bruselas, para otros proveedores como Spotify o Deezer.

Un iPhone X en la pantalla del centro de la compañía en Cupertino, California.
Un iPhone X en la pantalla del centro de la compañía en Cupertino, California.
Bruselas / Madrid

La Comisión Europea ha anunciado este lunes que someterá a una investigación en profundidad la venta de Shazam a Apple, lo que deja en el aire durante varios meses la incorporación definitiva de la aplicación británica de reconocimiento musical a la multinacional estadounidense. Las investigaciones preliminares del departamento de Margrethe Vestager, comisaria europea de Competencia, han revelado varias pesquisas sobre el impacto comercial de la fusión. El expediente ha llegado a Bruselas después de que siete países (España, Francia, Italia, Suecia, Austria, Noruega e Islandia) solicitaran a Vestager que asumiera el control y autorización de la operación.

Bruselas teme, en concreto, las consecuencias de que una compañía ya de por sí tan poderosa como Apple obtenga acceso a importante información sobre los clientes de algunos de sus competidores en el mercado de la descarga de música en la red (streaming). La CE considera que la adquisición de Shazam podría dar un impulso enorme al servicio Apple Music, de la tecnológica estadounidense, que en los últimos tres años se ha convertido en el segundo mayor de Europa. La incorporación de Shazam podría resultar potencialmente letal, según Bruselas, para otros proveedores como Spotify o Deezer.

Vestager, de momento, someterá la operación a un escrutinio en profundidad que se prolongará durante 90 días laborales, con el próximo 4 de septiembre como plazo inicial para tomar la decisión definitiva. El plazo, sin embargo, podría dilatarse si Bruselas impone condiciones a Apple para aceptar la compra o si le exige desinversiones. En último extremo, Vestager podría prohibir la operación si no se da por satisfecha con las explicaciones o las concesiones que en los próximos meses le harán llegar de manera profusa los abogados de Apple.

La compañía de Cupertino dio a conocer el acuerdo de compra en diciembre pasado. El fabricante del iPhone habría sellado la operación por unos 400 millones de dólares (unos 325 millones de euros), un movimiento con el que buscaba impulsar su negocio en la industria musical.

El gigante tecnológico no detalló entonces cuáles eran sus planes ni si planeaba mantener o no, por ejemplo, la versión de Shazam para dispositivos Android. Entonces ya hubo voces como la de Enrique Dans, profesor del IE Business School, que apuntaron que la compañía británica, que obtiene sus ingresos de las comisiones de tiendas de música como Spotify, Play Music o Apple Music, entre otras plataformas de música, podría suspender sus acuerdos con los rivales de Apple y convertirse en un servicio específico de localización de música de la compañía de la manzana.  "Con la adquisición, Apple conseguirá terminar con el millón de clics al día que Shazam envía a Spotify y a Play Music y redirigir una parte de ellos a Apple Music", añadió Dans.

Shazam, participada por diferentes fondos, empresas de la industria musical como Sony Music, Universal y Access Industries (dueños de Warner Music), y la operadora America Móvil, resulta una pieza clave para que Apple pueda cumplir sus ambiciones en el negocio de la música, donde cada vez hay más duros competidores. Además de las citadas Spotify y Google, están Amazon (con su servicio Amazon Music) y la china Tencent, con su filial TME, la compañía de servicios de música en línea más grande de China.

Apple busca con la operación reforzar su ecosistema de dispositivos y servicios, algo donde lleva ventaja a Spotify, y entender mucho mejor las tendencias musicales, un terreno donde por contra va rezagada frente a su rival. Igualmente, la compra de Shazam puede servirle para mejorar su asistente Siri, pues la tecnología de la compañía británica podría ayudarle a identificar lo que está sonando a su alrededor (en la radio, en la tele en una serie de Netflix…), un arma muy potente si se integra con el HomePod, el altavoz inteligente de Apple. Un terreno donde la compañía debe pisar el acelerador para competir con Amazon y Google.

Si finalmente la operación no se tuerce y llega a término, con el beneplácito de Bruselas, Shazam estaría entre las tres mayores compras en la historia de Apple, y la segunda más importante que hace (al menos en términos económicos) en la industria musical tras la de Beats por 3.000 millones de dólares en 2014. Habrá que esperar a la investigación de la CE y a los movimientos que pueda dar Apple.

Normas