Prado considera que las térmicas “son indispensables” en la transición energética

Se muestra dispuesto a dialogar con Energía para planificar el futuro

Asegura que la compañía ha evitado el corte de suministro 68.000 hogares

Borja Prado, presidente de Endesa en la junta de accionistas de la entidad.
Borja Prado, presidente de Endesa en la junta de accionistas de la entidad.

El presidente de Endesa, Borja Prado, aseguró hoy en la junta general celebrada en Madrid que “la generación térmica continúa siendo un elemento indispensable para la transición de fuentes emisoras de CO2 a fuentes limpias”. En una asamblea marcada por una contestación sin precedentes de los trabajadores de la compañía, que se manifestaron en la puerta de la sede, Prado reclamó “un esquema que permita la extensión útil de las centrales nucleares”, que consideró “un pilar fundamental para garantizar el suministro a medio plazo”.

 En declaraciones posteriores a los medios, el ejecutivo aseguró que la energética no cerrará ninguna planta, ya sea de carbón o nuclear, “que pueda afectar verdaderamente al precio de la electricidad o a la seguridad de suministro” pues sería “una irresponsabilidad”. Eso sí, siempre que las instalaciones resulten rentables. En el caso de que esto no sea así, se pedirá al Gobierno que busque “una fórmula” para que sea así. En caso contrario, “no seguiremos adelante (..) pues no somos una ONG”, subrayó.

Respecto al aplazamiento del cierre de las nucleares, Prado planteó que las decisiones en las centrales propiedad de varias eléctricas se adopten por unanimidad y confió en que serán capaces de ponerse de acuerdo.

La situación en Cataluña requiere de un consenso extraordinario

Borja Prado

El presidente de Endesa, controlada en un 70% por el Estado italiano a través de Enel, dijo coincidir en numerosas cuestiones de política energética con el Ministerio de Energía, y se mostró dispuesto “al diálogo y entendimiento”. Prado aseguró que es el momento de planificar el futuro; que es necesaria una hoja de ruta que permita realizar las inversiones necesarias y reclamó que se alcancen los objetivos descarbonización y se avance en la transformación tecnológica.

Tras recordar los resultados del año pasado (un beneficio neto de 1.463 millones, un 3,7% más; un ebitda de 3.542 millones, un 3,2% más y unas inversiones de 1.175) el presidente de la eléctrica transmitió la decisión del consejo de aprobar un dividendo de 1,38 euros por acción (el 100% del beneficio), lo que supone un 4% por encima del año anterior. A los 0,70 euros por acción repartidos en enero, se suman otros 0,68 euros a pagar el 3 de julio.

Según Prado, Endesa “es la compañía energética más rentable de la Bolsa española” y líder del sector con casi 11 millones de clientes y una cuota de mercado del 35,4%. La empresa ha evitado el corte de suministro 240.000 facturas correspondientes a 68.000 contratos, indicó.

Endesa contribuyó al desarrollo de España y Portugal con un valor directo de 20.000 millones de euros, según su presidente. La compañía emplea a más de 9.600 personas en España, un 97% con contrato indefinido y un 70% con más de 10 años en plantilla.

Prado tuvo unas palabras para la situación que se vive en Cataluña. “Más allá de los acontecimientos -dijo- la situación supone una amenaza y una brecha en la convivencia tan extraordinaria, que requiere por parte de los líderes políticos “una sabiduría, determinación y una habilidad para lograr un consenso igualmente extraordinario”.

Contra la fiscalidad

Por su pate, el consejero delegado de la compañía, José Bogas, recordó que la demanda eléctrica ha crecido en España por tercer año consecutivo y destacó el importante avance de las renovables, a través de las subastas, en las que Endesa se adjudicó 879 MW. Bogas aludió al informe de la Comisión de Expertos sobre transición energética, que debe servir de base para el Plan de Energía y Clima.

El año pasado, el incremento de precios eléctricos debido a la sequía (un 32%), provocó una reducción del margen bruto de la compañía en un 16%. No obstante, estos resultados se compensaron gracias a la consolidación de Enel Green Power España; el mayor margen del negocio regulado: la reducción de los costes fijos y la devolución del bono social. La deuda de Endesa cerró “plana”, rcordó Bogas.

Este subrayó la sólida posición de Endesa para afrontar la descarbonización y para ello aludió al contenido del informe de los expertos. Por ejemplo, en lo referido a la extensión de la vida útil de las nucleares; a la electrificación de la demanda; la actuación sobre sectores difusos (que suponen un 58% de las emisiones), la sustitución progresiva de la generación térmica por renovable o la promoción de vehículos eléctricos.

Que el grueso del esfuerzo por la descarbonización haya recaído sobre el sector eléctrico ha hecho encarecer la tarifa española, “una de las más caras de Europa”. Bogas reclamó al Gobierno que revise la elevada carga fiscal de la generación y una reforma de los peajes.

Algunos accionistas intervinientes criticaron la gestión de Enel, desde la cesión a la matriz de la antigua Endesa Latinoamérica a la política agresiva de retorno del beneficio que, en un 70%, va a Roma o la volatilidad de las acciones de la compañía.

El consejo previo a la junta acordó al reelección de josé Bogas como consejero delegado por otros cuatro años.

Críticas al "vaciamiento" por parte de Enel

Unos 400 trabajadores de Endesa procedentes de todos los centros de producción que tiene en España se han manifestado a las puertas de la sede de la compañía para protestar por “el vaciamiento” de Endesa por parte de su matriz, Enel, y en desacuerdo por el nuevo convenio mientras se celebraba la junta de accionistas. Ya el mes pasado, trabajadores y antiguos empleados de la eléctrica se manifestaron ante la Embajada de Italia por esto mismo.

El presidente de Endesa, Borja Prado, declaró que la compañía va a poner su “mejor voluntad” para llegar a un acuerdo con los sindicatos en la negociación del citado convenio.

En el transcurso de la junta intervinieron tres representantes de los trabajadores, a los que Prado respondió que la dirección de Endesa busca acordar con los sindicatos “tener una compañía más flexible y moderna para competir en un mundo mucho más digital” y se mostró convencido de que, “como siempre se ha hecho, encontraremos un acuerdo razonable para todos”.

En declaraciones a los medios de comunicación, Prado mostró su respeto a los representantes sindicales y a sus intervenciones durante la junta de accionistas, así como durante la protesta. Con los cambios en el convenio se busca adaptar la compañía a los momentos “que estamos viviendo”.

Normas