La Champions todavía no se juega en la Bolsa

De los semifinalistas, solo cotiza La Roma, cuyas acciones se dispararon tras su victoria sobre el Barcelona.

La Juventus, que se depreció tras perder con el Madrid, y el Manchester United han visto marcada su cotización desde hace meses por este torneo

Fútbol Ampliar foto

La mayor competición europea de clubes de fútbol tiene también eco en el mercado bursátil y los inversores, no solo los aficionados, tendrán motivos para seguir de cerca las semifinales que se juegan esta semana. Hasta ahora, la Champions ya ha dejado su huella en las acciones del puñado de clubes que cotizan en Bolsa.

El día después de eliminar al Barcelona de la Liga de Campeones, las acciones de La Roma se dispararon el 23,7% y su valor se ha asentado cerca de los 240 millones de euros. Fue lo contrario de lo que sucedió con La Juventus cuando fue eliminado por el Real Madrid. La cotización de la Vecchia Signora cayó más del 5% en la Bolsa de Milán. Lo mismo le pasó al Manchester United cuando fue eliminado por el Sevilla. Las acciones del equipo de los red devils reaccionaron con un descenso del 2% en el parqué de Nueva York.

Pero la Champions ya viene agitando la cotización de los equipos que la juegan desde hace meses. Así, los títulos de La Roma alcanzaron máximos de 2013 el pasado 5 de diciembre, cuando el equipo superó la fase de grupos. Y las acciones del Manchester United también se dispararon a máximos anuales en aquellas fechas, al superar la liguilla. El valor alcanzó entonces niveles incluso superiores a los del mes de mayo, cuando el conjunto entrenado por José Mourinho conquistó la Europa League, el segundo torneo continental más importante.

Aun así, la cotización en Bolsa todavía es un fenómeno extraño en el fútbol europeo. De los 16 equipos que se clasificaron para la fase final de Champions solo cotizan en Bolsa Betsikas, Porto y los ya mencionados Roma, Juventus y Manchester United. Y de los equipos que han llegado a semifinales, solo se negocian en el mercado bursátil las acciones del conjunto romano.

En España, los grandes clubes aún están lejos de dar el salto al parqué, a pesar de que la patronal de los clubes profesionales de fútbol está ya calentando motores para ello. El presidente de LaLiga, Javier Tebas, auguró recientemente que en 2020 habrá algún club en Bolsa y su director general, Javier Gómez, apuntó esta semana pasada que el organismo trabaja ya con algunos clubes de primera para planificar futuras salidas a Bolsa.

“Tenemos contacto con operadores financieros que trabajan en la banca de inversión, y clubes interesados en trabajar en ese plano. Estamos preparados y podemos ofrecer ese servicio de asesoramiento”, afirmó. En cualquier caso, ni Real Madrid ni FC Barcelona estarían entre los clubes en preparativos para tal debut ya que no cumplen el requisito imprescindible de ser sociedades anónimas.

La estrutura jurídica de la entidad presidida por Florentino Pérez es la de fundación, de modo que sería necesario un cambio societario para cotizar en Bolsa. Pérez ya endureció además los estatutos en 2012, lo que le sirvió para blindarse como presidente otra legislatura y para ahuyentar al capital foráneo. “No puede venir cualquiera con un poco de labia y quedarse con el equipo”, afirmó tras renovar su mandato.

En el caso del Bayern, el rival del Real Madrid en semifinales, el 75% de las acciones pertenece a los hinchas del club. El 25% restante se divide a partes iguales entre la denominada Triple A: la aseguradora Allianz, la firma de ropa deportiva Adidas y la marca de coches Audi. Estas dos últimas, actúan como patrocinadores del Real Madrid. En el fútbol alemán existe la regla del 50+1, que obliga a que el 51% del capital del paquete accionarial esté en manos de los socios, y evitar así la inversión foránea.

El Roma pertenece al empresario estadounidense Thomas Di Benedetto, que lo compró en 2011 por una cifra cercana a 150 millones de euros. Di Benedetto a su vez es partner del grupo Fenway Sports, que tiene el 51% del paquete accionarial del Liverpool, el rival de los romanos en semifinales.

El dueño del Liverpool, John Henry, es otro hombre de negocios norteamericano que lo adquirió en 2010 por 340 millones de euros y que también es el propietario del periódico Boston Globe y de los Red Sox, uno de los equipos punteros de la liga de béisbol de EEUU.

Establecer una valoración de los clubes de fútbol es difícil, aunque la consultora KPMG hizo una aproximación el pasado año. Determinó un podio formado por Manchester United (3.095 millones de euros), Real Madrid (2.976 millones) y Barcelona (2.765 millones). Al Bayern, en cuarta posición, le otorgó un valor de 2.445 millones.

Normas