El mundo debe 132 billones: España, 1,1 billones, según el FMI

La institución alerta de que la deuda mundial se encuentra en máximos históricos al alcanzar el 225% del PIB del planeta

Confía en que el Gobierno español cumpla su objetivo de endeudamiento en 2018

El economista jefe del Fondo Monetario Internacional (FMI), Maurice Obstfeld (2d); el subjefe de la División de Estudios Económicos Internacionales del Departamento de Estudios, Malhar Nabar (izda); el subdirector del Departamento de Estudios Gian Maria Milesi-Ferretti (2i), y Olga Stankova, asistente Especial del Director del Departamento de Comunicaciones, atienden a los medios durante la presentación del informe de perspectivas globales, en Washington, EE.UU., el 17 de abril del 2018.
El economista jefe del Fondo Monetario Internacional (FMI), Maurice Obstfeld (2d); el subjefe de la División de Estudios Económicos Internacionales del Departamento de Estudios, Malhar Nabar (izda); el subdirector del Departamento de Estudios Gian Maria Milesi-Ferretti (2i), y Olga Stankova, asistente Especial del Director del Departamento de Comunicaciones, atienden a los medios durante la presentación del informe de perspectivas globales, en Washington, EE.UU., el 17 de abril del 2018. EFE

La deuda mundial se encuentra en máximos históricos al alcanzar el 225% del PIB del planeta, con lo que supera el registro de 2009, por culpa en gran parte del creciente endeudamiento de China, según ha alertado el Fondo Monetario Internacional (FMI).  

Comparado con el pico anterior en 2009, el mundo está ahora un 12% del PIB más endeudado, hasta los 164 billones de dólares (132 billones de euros), un incremento ocasionado por culpa de un repunte de la deuda pública y de la del sector privado no financiero.

"La mayoría de la deuda pertenece a economías avanzadas, pero China por sí sola ha contribuido al 43% del incremento desde 2007", apuntó el director de Asuntos Fiscales del FMI, el portugués Vitor Gaspar, en la presentación del informe fiscal en el marco del encuentro de primavera del organismo.

China, Japón y EEUU son responsables de más de la mitad de la deuda mundial, un dato significativamente mayor que su participación en la productividad global, según el informe. En este sentido, el organismo destacó en su análisis que la deuda pública se encuentra en máximos en economías avanzadas y emergentes, a un nivel "no visto desde la Segunda Guerra Mundial", subrayó Gaspar.

Según los datos del FMI, la deuda de las administraciones españolas cerró 2017 en 1.144.298 millones de euros, equivalente al 98,3% del PIB y dos décimas por encima del objetivo del Gobierno, tras subir en 37.078 millones de euros durante el ejercicio. No obstante, el FMI espera que el Gobierno cumpla con su objetivo al cierre de 2018, situado en el 97,6% del PIB, ya que auguró que el endeudamiento español terminará este año en el 96,7% del PIB. Para 2019, el pronostico del Fondo es del 95,1% respecto al PIB, también ligeramente inferior a la meta que se marcó el Gobierno del presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, del 95,4%.

"España es parte de un grupo de economías de Europa que clasificamos como economías endeudadas. Para estas economías, no solo recomendamos que eviten políticas fiscales procíclicas, sino que continúen ajustando sus elevados niveles de deuda, que son fuente de vulnerabilidad", expplicó Vitor Gaspar.

La media de deuda respecto al PIB de los países avanzados se sitúa en el 105 %, mientras que en las economías emergentes, el pasivo está al 50 % de su producto. "En el pasado, estos datos se han asociado con crisis fiscales. El endeudamiento de los emergentes sólo era superior en la década de los ochenta, un periodo que se ganó el apodo de década perdida en Latinoamérica", agregó el funcionario del Fondo.

En general, los pronósticos del FMI indican que la relación entre la deuda pública y el PIB descenderá en los próximos cinco años en aproximadamente dos tercios de los países, una bajada condicionada a que los países cumplan sus compromisos.  

No obstante, Gaspar señaló que la reforma fiscal aprobada en diciembre por el Congreso estadounidense significará un incremento del déficit público de un billón de dólares para la economía de EE UU, es decir, más del 5% de su PIB.

El FMI alerta de una tormenta financiera si sube la inflación en EE UU

El organismo internacional ha advertido de que una inesperada alza en la inflación en EE UU, consecuencia del agresivo estímulo fiscal lanzado por el presidente Donald Trump, podría provocar "fuertes" tensiones financieras globales al forzar a los bancos centrales a responder con "firmeza".

"La inflación podría subir más rápido de lo previsto actualmente, posiblemente empujada por la significativa expansión fiscal que ha puesto en marcha Estados Unidos", indico Tobias Adrian, director del departamento de Asuntos Monetarios del FondoAdrian apuntó que "los bancos centrales podrían responder a esa subida de la inflación con más firmeza de la que se espera en este momento, lo cual podría producir una fuerte constricción de las condiciones financiera"

Aún así el informe asegura que las perspectivas económicas mundiales siguen mejorando respaldadas por unas condiciones financieras algo más restrictivas. El FMI advierte de que los riesgos a corto plazo para la estabilidad financiera se han incrementado en cierta medida,
mientras las amenazas a medio plazo se mantienen en niveles elevados, lo que hace presagiar "un camino lleno de baches" a medida que los bancos centrales normalicen su política monetaria.

Señala que estas condiciones financieras todavía propicias que apoyan el crecimiento a corto plazo pueden contribuir al mismo tiempo a la "acumulación de desequilibrios financieros", así como a una toma excesiva de riesgos.

"Las condiciones financieras laxas corren el riesgo de alimentar vulnerabilidades que pueden poner en peligro el crecimiento a medo plazo", advierte la institución internacional, señalando que el relajamiento continuo de las condiciones financieras durante los dos últimos años ha contribuido a mejorar las perspectivas económicas a corto plazo, pero empeorando las expectativas a medio plazo.

En este sentido, Tobias Adrian, identificatres grandes vulnerabilidades financieras: las excesivas valoraciones de activos de riesgo en numerosos mercados, el impacto en los mercados
emergentes de un súbito endurecimiento de las condiciones financieras, así como el desajuste estructural de la financiación en dólares de la banca no estadounidense.

De esta manera, el FMI considera que "para alejar estos riesgos, los bancos centrales deberían continuar normalizando la política monetaria de manera gradual y comunicar sus decisiones con claridad para apuntalar la recuperación económica".

En cuanto al sector bancario, la institución destaca que el sector "ha ganado en fortaleza desde la crisis financiera internacional", pero subraya la importancia de culminar el plan de reformas regulatorias, señalando que algunos bancos más débiles aún tienen que fortalecer los balances, mientras algunas instituciones que operan a escala internacional mantienen desajustes de liquidez en dólares.

Normas