Netflix aprovecha lo que para Facebook es flaqueza

La compañía de vídeo saca partido de los datos de sus suscriptores sin compartirlos

Reed Hastings, fundador y consejero delegado de Netflix.
Reed Hastings, fundador y consejero delegado de Netflix.

Lo que para Facebook es una debilidad, para Netflix es una ventaja. El servicio de vídeo a demanda aprovecha los datos de sus suscriptores, lo cual es un incentivo para que el jefe Reed Hastings los mantenga a mano. Fundirse el dinero siempre es un riesgo, pero por ahora Netflix está superando a la otra tecnológica.

Netflix es parte del grupo que incluye Facebook, Apple, Amazon y Google, FAANG (por sus iniciales); pero últimamente sobresale. Su acción ha subido un 60% este año, más del doble que Amazon, la siguiente en crecimiento de su pandilla. La creación de Zuckerberg ha caído casi un 7% en ese tiempo.

Las acciones de Netflix subieron también después del cierre del parqué, tras reportar una ganancia de más de 8 millones de clientes de pago en el primer trimestre, dándole un total de casi 119 millones en todo el mundo. Está demostrando que puede subir los precios sin mermar el crecimiento. Por ejemplo, el año pasado aumentó el coste de sus suscripciones medias entre 1 y 11 dólares en EE UU.

El modelo de Netflix contrasta fuertemente con Facebook, que depende de la publicidad. Esta sostiene que la gran cantidad de datos que recopila sobre sus 2.000 millones de miembros ayuda a las agencias a dirigir mejor los productos y servicios de los anunciantes. La reciente noticia de la filtración de datos personales sugiere que el intercambio puede no ser justo. Aunque Zuckerberg frenó los llamamientos a la regulación en sus comparecencias en el Congreso la semana pasada, el riesgo de interferencia política continúa pesando sobre el negocio.

Netflix también es un cazador de datos. Analiza los hábitos de visualización de los suscriptores para sugerir otros programas o producir ciertos tipos de películas. Es una razón para que Hastings mantenga un control férreo sobre los datos. Netflix no publica estadísticas.

El productor de Stranger Things no está exento de retos. Hastings advierte de que la empresa está en vías de fundirse hasta 4.000 millones de dólares este año y que el flujo de caja será negativo durante varios años más, ya que gasta mucho en contenido original. Si no consigue atraer a más gente o mantener su capacidad de subir los precios, el modelo podría deshacerse. Por ahora, empero, a Zuckerberg le encantaría tener los problemas de Hastings.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías.

Normas