El Open de Madrid advierte de que podría dejar la ciudad en 2021

La organización quiere quedarse en Madrid, pero necesita garantías

En caso contrario, buscarán destino en otra ciudad europea

El consejero delegado del Mutua Madrid Open de Tenis, Gerard Tsobanian, junto al director del torneo Manolo Santana, y el director adjunto, Feliciano López, esta mañana en Madrid.
El consejero delegado del Mutua Madrid Open de Tenis, Gerard Tsobanian, junto al director del torneo Manolo Santana, y el director adjunto, Feliciano López, esta mañana en Madrid. EFE

Una fecha en el horizonte: 2021. A partir de ahí, "no sabemos qué va pasar", ha anunciado esta mañana el consejero delegado del Mutua Madrid Open de Tenis, Gerard Tsobanian, en el desayuno Los retos del futuro, organizado por Mutua Madrid Open y Europa Press en el Hotel Villa Magna de la ciudad. "Un torneo de estas magnitudes necesita su tiempo y sus ritmos. El futuro nos pide saber dónde estaremos en unos años", prosiguió. Y es que, a día de hoy, el acuerdo que la organización tiene con el Ayuntamiento de Madrid solo alcanza a 2021. "A nosotros nos gusta Madrid, la ciudad, su público, la acogida que tenemos y la infraestructura de la que gozamos, pero ante la falta de seguridad tenemos que preparar el terreno para saber dónde estaremos en un futuro", alegó Tsobanian, no sin recordar que uno de sus principales retos, a día de hoy, es "luchar y convencer a los responsables para quedarnos". En caso contrario, los organizadores avisan de que tendrán que hablar con otras ciudades de Europa interesadas en albergar esta competición, que este año se celebra entre el 4 y el 13 de mayo.

A pesar del conflicto político que ha sacudido al Open de Tenis y a la Caja Mágica en los últimos meses, el francés, junto al director del torneo, Manolo Santana, y el director adjunto, Feliciano López, ha precisado que este "no es un torneo político. A lo largo de nuestra trayectoria hemos conocido cuatro alcaldes y nos hemos adaptado a cada uno de ellos. Y todos han reconocido que el torneo era bueno para la ciudad". Pero la organización necesita garantías cuanto antes. Hasta ahora, las negociaciones con el consistorio están siendo "cordiales". Pero es necesario "resolver nuestra continuidad a partir de 2021. Vamos a luchar para quedarnos, porque si no tendremos que preparar el futuro en otro lugar y nos gusta este".

Dos cargos de Ahora Madrid denunciaron un posible sobrecoste económico hace un año

Cabe recordar que el pasado año, un posible caso de corrupción y prevaricación administrativa, denunciado por los ediles de Ahora Madrid, Carlos Sánchez Mato y Celia Mayer, junto a Ana Varela, ex consejera delegada de Madrid Destino, puso bajo sospecha a la competición. Según explicaron entonces los ediles, ciertas medidas derivadas del convenio del Open de Tenis firmado por Alberto Ruiz-Gallardón en 2001, suponían a la ciudad un sobrecoste superior a los 12 millones de eurosSánchez Mato reveló, por ejemplo, que sus sospechas se hicieron palpables cuando percibió una "duplicidad" de pagos en algunos conceptos, como el de los derechos de sede. Entre otros datos los ex ediles cifraron en 1,5 millones de euros al año la aportación municipal para la organización del evento. Una cantidad que se incrementó en 2009 hasta los 5,3 millones y duplicó más tarde hasta alcanzar los 10,4 millones.

El Open de Madrid, en palabras de Tsobanian, es mucho más que una competición. Es la prueba de que la ciudad podía albergar un torneo deportivo de tales magnitudes, con un impacto económico de 107 millones de euros y con 206.000 espectadores. "Gracias a él, Madrid se ha posicionado en el grupo de ciudades del mundo con evento así". Algo, en su opinión, totalmente positivo para una localidad como esta. "Hay equipos deportivos que representan a una ciudad, pero no son garantía de nada, porque pueden perder, como casi ocurre ayer con el Real Madrid". Los eventos, a diferencia de los clubes, "siempre ganan, porque traen a los mejores jugadores del momento".

Según cifras de la organizadora, el impacto económico para la ciudad es de 107 millones

A pesar de la posición que ha alcanzado el Mutua Madrid Open de Tenis, la organización, recordó el consejero delegado, no vislumbra un techo, "porque eso significaría ponernos un límite". Por el momento, aseguran, el objetivo es desmarcarse de otras grandes competiciones como Roland Garros o Wimbledon. "Queremos ser un torneo joven, tecnológico y moderno, innovar y seguir creciendo", continuó. En su momento, se apostó por la pista azul y no salió bien, "pero para innovar hay que equivocarse". También se retransmitió un partido en 3D por primera vez y este año, por ejemplo, habrá la posibilidad de disfrutar de los encuentros en 360 grados, "con unas gafas de realidad aumentada". Son innovaciones, aseguraron los organizadores, que separa a Madrid del resto de grandes competiciones y que hacen mejorar al torneo. "Muchas veces nos han preguntado si queríamos ser el quinto Grand Slam, pero eso, además de muy difícil, no es necesario. Somos algo diferente".

Por eso, señaló Tsobanian, al hablar con los patrocinadores, "mi objetivo principal es conocer los defectos que han visto antes que los aciertos, para seguir mejorando". Este es el principal reto, porque otras aspiraciones, como la de lograr atraer a los jugadores del momento, ya se han conseguido. "Sabemos que cuando sale a la luz la lista de participantes, están todos los grandes nombres, y quien no está es porque no puede jugar o porque se ha lesionado". Este año, Andy Murray y Roger Federer son dos bajas importantes, "pero me consta que Roger quiere volver a jugar en Madrid antes de retirarse", recalcó Feliciano López.

Normas