Aston Martin puede ponerse a la altura de Ferrari con su OPV

Si los inversores tienen más de una opción, es posible que no vean tan único el Caballino Rampante

Dos Aston Martin, en las 24 Horas de Le Mans (Bélgica).
Dos Aston Martin, en las 24 Horas de Le Mans (Bélgica).

Es posible que Aston Martin se ponga a la altura de Ferrari con su esperada OPV. La marca preferida de James Bond va a contratar varios bancos para cotizar en la Bolsa de Londres tras un cambio de rumbo liderado por Investindustrial, de Andrea Bonomi. Los ricos márgenes y el rápido crecimiento de Aston deberían ponerlo parejo con el Cavallino Rampante.

Aston Martin, que el año pasado obtuvo beneficios antes de impuestos por vez primera desde 2010, puede aspirar a una valoración más parecida a la de Ferrari, hasta ahora la única marca de coches de lujo en Bolsa, que a la de las de gran consumo. Las inyecciones de efectivo de Investindustrial y la demanda sostenida del creciente número de multimillonarios mundiales permitieron a Aston lanzar con éxito nuevos productos. Sus ventas aumentaron casi la mitad y su margen de ebitda fue del 24%.

Sin embargo, aplicar el múltiplo de ganancias futuras de Ferrari, 17 veces, sería una exageración. Aunque Aston está creciendo más rápido, sus coches son más baratos, en general. Además, el valor de la marca Ferrari, impulsado por la Fórmula 1, es el más fuerte del sector, según Brand Finance.

Supongamos que Aston Martin puede alcanzar un margen de ebitda del 27% en 2019. Eso aún estaría por debajo del margen del 32% que los analistas esperan de su rival, y en línea con la diferencia de precios entre sus coches. Aplicando el mismo descuento al múltiplo, este sería de 14,4 veces.

Si Aston puede vender 7.000 coches en 2019 –la capacidad total de su única planta– y aumentar los precios a 230.000 euros por coche, las ventas alcanzarían los 1.600 millones. Con un ebitda de 433 millones, el valor de Aston sería de 6.200 millones, o 5.700 millones quitando la deuda. La participación de Investindustrial, el 38%, tendría un valor de 2.200 millones, lo que supone multiplicar por 6 sus 344 millones de inversión.

La OPV de Aston ayudaría a crear una clase de activos específica para los fabricantes de lujo. Incluso podría atraer a otros como Porsche, de Volkswagen. Si los inversores tienen más de una opción, es posible que no vean Ferrari como un activo tan único. Comenzaría una carrera más dura.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías.

Normas