Novartis toma la píldora anti-Amazon

La venta a GSK de sus activos de parafarmacia es buena estrategia contra el ecommerce

Novartis toma la píldora anti-Amazon

Las farmacéuticas están tomando la píldora anti-Amazon. Novartis va a vender sus activos en la joint venture de parafarmacia que posee con GlaxoSmithKline (GSK) a esta por 10.500 millones de euros. Tiene sentido, dada la amenaza que supone el ecommerce. Para GSK, la compra aún le deja margen para invertir en su negocio principal.

La joint venture, que vende productos como la pasta de dientes Sensodyne, se remonta a un intercambio de activos en 2014, cuando la Novartis vendió a GSK el 63,5% del negocio. Novartis siempre quiso vender el resto, pero el momento ha sido inesperado ya que había dicho que no tenía prisa.

La venta tiene sentido para Novartis. El crecimiento en parafarmacia se está desacelerando a medida que los clientes cambian a productos más baratos, y podría desacelerarse aún más a medida que tiendas online como Amazon roben cuota de mercado. Las ventas globales crecieron un 3% en los últimos dos años, la mitad que los dos anteriores, según Morgan Stanley. Es probable que el negocio de GSK sea menos vulnerable que otros, pero la transacción permite a Vas Narasimhan, CEO de Novartis, liberar efectivo para desarrollar medicamentos y para adquisiciones que compensen la pérdida de exclusividad de fármacos clave.

Para GSK es menos arriesgado de lo que parece. El precio es 340 millones de euros más alto que el valor del pasivo que estimó la compañía en 2017, pero ahora podrá obtener más fácilmente ahorros adicionales. El trato también es más barato que el que esperaban los mercados: GSK estaba pujando por la división de consumo de Pfizer, que podía llegar a los 16.000 millones. En lugar de eso la CEO, Emma Walmsley, va a comprar una participación en un negocio más pequeño que conoce bien. GSK también reducirá costes vendiendo varios activos. Incluso con un múltiplo conservador de 5,5 veces las ventas, eso podría cubrir casi un tercio del precio de compra.

Walmsley podrá ocuparse ahora de arreglar la división farmacéutica de GSK, que sufre una cartera relativamente deslucida de novedades. Los analistas de Liberum reconocen que las mejoras en I+D podrían agregar más de un quinto al valor de mercado de GSK. El acuerdo disparó las acciones de esta, lo que indica que Walmsley está tomando la medicina correcta.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías.

Normas