Jerome Powell deja más preguntas que respuestas en su estreno

La Fed está dividida sobre cuánto puede bajar el desempleo y si los recortes fiscales provocarán inflación

Jerome Powell, el miércoles.
Jerome Powell, el miércoles.

Jerome Powell dejó más preguntas que respuestas tras dirigir su primera reunión de la Fed como jefe. Vendió un alza de tipos y una perspectiva económica de línea dura con lenguaje blando. El banco central está dividido sobre cuánto puede bajar el desempleo y si los recortes fiscales provocarán inflación. Pero con su confiada presentación, Powell puede ganar tiempo.

Las proyecciones del Comité Federal del Mercado Abierto (FOMC) subrayan que el banco se está moviendo hacia un nuevo territorio con un gran potencial para los errores regulatorios. Su pronóstico mediano para el desempleo cayó al 3,8% en el cuarto trimestre y al 3,6% en 2020, desde el 3,9% y el 4,0%, respectivamente, de diciembre. Consideran que la inflación aumentará al 1,9% en el cuarto trimestre y al 2,1% en 2020, una décima por encima de su objetivo.

Eso podría verse como una victoria para las muy flexibles políticas que siguieron Janet Yellen y Ben Bernanke tras la crisis. Pero es posible que la Fed tenga ahora que subir más los tipos, y más rápido, para controlar la inflación. El FOMC prevé otras cinco subidas de tipos este año y el próximo, una más que antes, y dos más en 2020. Eso situaría el tipo interbancario en el 3,4%, medio punto por encima de lo que el Comité considera apropiado a largo plazo.

Lo que ha cambiado, por supuesto, es la política fiscal. El FOMC cree que los recortes de impuestos y proyectos de presupuestos recientes impulsarán el crecimiento del PIB al 2,7% en el cuarto trimestre, dos décimas más que su estimación anterior. Powell dijo que los cambios fiscales podrían impulsar la productividad al promover la inversión y atraer a más personas a la fuerza de trabajo, pero advirtió de que el objetivo de crecimiento del 3% de Trump está “muy por encima” de lo que la mayoría de economistas considera sostenible. Y en lo que puede ser un aviso a quien lo nombró, dijo que los ejecutivos están mostrando una preocupación creciente en torno a los aranceles.

La alocución de Powell se diferenció de las de Yellen más en estilo –respuestas respetuosas en lenguaje seglar– que en sustancia. Las grandes preguntas están por venir, y Powell es inteligente al querer la máxima flexibilidad para abordarlas.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías.

Normas