¿Pecan los directivos de un exceso de complacencia?

Fidelity sugiere que el sector empresarial es demasiado optimista de cara al fin de ciclo

¿Pecan los directivos de un exceso de complacencia?
GETTY IMAGES

Será este año el mejor posible? Por lo menos así lo transmiten los equipos directivos de todo el mundo, que están en niveles máximos de confianza de los últimos cinco años”. Son palabras de Domingo Barroso, director de ventas para España y Portugal de Fidelity, la gestora de fondos de inversión que como cada año desde hace ya cinco, realiza una encuesta a miles de directivos y altos ejecutivos para dar cuenta del panorama y de las perspectivas del sector empresarial de cara al próximo año. Y para este 2018, no pueden ser más optimistas.

Según el estudio, este año los empresarios trasladan que invertirán más, y que no les preocupa en exceso ni la subida de la inflación, ni las tensiones geopolíticas, ni el hecho de acercarse al final del ciclo económico. Una visión, según Barroso, que puede ser algo complaciente: “es cierto que todo está demasiado alineado y perfecto, por lo que cualquier cambio puede hacer que el mercado se ponga nervioso”. También matiza que el análisis se hizo a finales del año pasado, cuando las amenazas arancelarias de Donald Trump no eran tan evidentes como ahora.

Con todo, el analista cree que los directivos han “aprendido de los errores del pasado” y que, pese al consenso entre todos ellos de que nos encontramos ya en una fase madura del ciclo económico, están siendo austeros. “Los balances de las empresas no están siendo apalancados, están saneados y haciendo un uso eficiente, en lugar de endeudarse en exceso”, precisa.

La confianza del sector empresarial a nivel global se explica, según cuenta el analista, por el aumento de la demanda y del crecimiento global de manera sincronizada, y se muestra especialmente en los sectores energéticos y cíclicos. De ahí que se espere mayor inversión este año: “Todas las regiones están positivas en Capex, y van a invertir sobre todo en tecnología, en concreto en software y ciberseguridad”, traslada Barroso.

La tecnología como foco de inversión, pero también como punto de preocupación. La disrupción tecnológica, indica el estudio, tiene especialmente alertas al sector del consumo, por el efecto Amazon, y al energético, por las nuevas tecnologías del fracking y de las renovables.

Los empresarios de todo el mundo también coinciden en que aumentarán los costes de producción por el aumento de la inflación y de los salarios, pero se muestran confiados de que podrán compensar esa subida vía fijación de precios. Fidelity recomienda en ese sentido “actuar con precaución, ya que un inflación excesiva, junto con un aumento de los costes de financiación más restrictivas, contendría el crecimiento de la demanda real”.

Normas