Mutua Madrileña : la compañía capitalina que conquistó el país

La firma ha ampliado su oferta a todo tipo de seguros, extendiéndose a nivel nacional

La aseguradora dio su salto internacional hace dos años

mutua
Ignacio Garralda, presidente de Mutua Madrileña.

Mutua Madrileña ha vivido una profunda transformación en los últimos 40 años. En los setenta, la compañía ya ocupaba un puesto importante en la clasificación aseguradora nacional. Pero su capacidad de crecimiento estaba limitada. Era líder en seguros de coches de Madrid, pero este era el único segmento en que estaba presente. Cuatro décadas después tiene presencia en todo el país, dispone de seguros de hogar, de salud, de vida y fondos de inversión, y ha dado sus primeros pasos fuera de España.

Mutua Madrileña Automovilística, como se llamaba originalmente, ya era en 1977 la segunda mayor compañía de seguros en España. Solo por detrás de La Unión y el Fénix. Durante esa época, la aseguradora forjó su modelo actual, basada en la venta a través del teléfono. Algo pionero entonces. Con los años, la empresa ya ni es tan madrileña (genera la mitad del nuevo negocio fuera de Madrid) ni es automovilista, aunque, eso sí, mantiene su carácter mutual.

Fue en los ochenta cuando la compañía comenzó a vender productos que no eran pólizas para coches, con la comercialización de seguros de vida y planes de pensiones. También en esa época fue cuando concentró su patrimonio en inversiones inmobiliarias, lo que ha acabado convirtiéndola en la entidad privada con las propiedades inmobiliarias más valiosas de Madrid (casi todas concentradas en el eje del paseo de la Castellana-Recoletos). En 1989, el grupo ya tenía un patrimonio inmobiliario de 130 millones de euros (en la actualidad tiene un valor de más de 1.500 millones de euros).

En el año 2011, ya bajo la presidencia de Ignacio Garralda, la compañía protagonizó la mayor operación de bancaseguros del país, al comprar el 51% del negocio de SegurCaixa Adeslas por 1.075 millones de euros.

Hitos de la compañía

  • En los setenta, la aseguradora apuesta por la venta a través del teléfono. En unos años lograron vender por este canal el 70% de las primas.
  • A partir de los ochenta, la compañía empezó a distribuir productos que fueran seguros para coches. En concreto, amplió el ramo a seguros de vida y planes de pensiones.
  • En el año 2000 inició una etapa de fuerte crecimiento. El primer paso fue la adquisición de Autoclub Repsol, en 2006.
  • Desde entonces, la compañía ha realizado importantes operaciones, como la adquisición del 51% de Adeslas y el desembarco en Chile. Además, ha seguido ampliando su patrimonio inmobiliario.

El último gran salto se produjo en 2016, cuando Mutua Madrileña cerró la adquisición del 40% de la compañía de seguros chilena BCI, con la intención de llegar al 60% en los próximos años. De esta forma, la mutua local de la capital de España daba su primer paso en el extranjero.

Normas