Audi se recupera del ‘dieselgate’ y eleva su beneficio neto un 68,4%, hasta los 3.479 millones

Anuncia un plan de inversión hasta 2020 de 40.000 millones

Tendrá su primer eléctrico deportivo, el e-tron GT, para 2020

audi
Imagen de la planta de Audi de Martorell.

El grupo Audi elevó su beneficio neto un 68,4% hasta los 3.479 millones, luego de haber reducido fuertemente los gastos relacionados con el dieselgate en comparación al ejercicio anterior.  La firma alemana afrontó en 2017 gastos adicionales de 387 millones por los acuerdos compensatorios del escándalo de los motores V6 3.0 TDI diesel en EE UU, cuando en 2016 ese impacto había sido de 1.638 millones. 

El otro gran agujero en las cuentas de Audi, las provisiones económicas de 228 millones en 2016 derivadas de los problemas en los airbags de Takata, también ha desaparecido de las cuentas de resultados.

“En este punto, la crisis del diesel no ha concluido para nosotros. Clarificar las cuestiones legales requiere de más tiempo. Hemos aprendido de estos acontecimientos y ahora nos enfocamos todavía más en actuar con integridad y asegurar un futuro sostenible”, ha asegurado este jueves Rupert Stadler, presidente de Audi, durante la presentación de resultados en la sede de Ingolstadt, Alemania. De esta forma, la firma alemana deja atrás un ejercicio complicado con una facturación record de 60.128 millones, un 1,4% más que el año anterior y el doble que ocho años atrás.

“A pesar de las condiciones difíciles, hemos conseguido un resultado robusto en 2017, que prueba la fuerza de nuestro negocio. Todos nuestros números clave fueron mejores que el año pasado: unidades vendidas, ingresos, ganancias y margen operativo”, ha dicho Stadler.

El crecimiento en la facturación se explica fundamentalmente por la subida de las ventas de los SUVs, el crecimiento de Audi en el menguante mercado norteamericano y un muy buen segundo semestre en China. Al cierre de 2017, la multinacional comercializó 1.878.105 vehículos en todo el mundo, un 0,6% más. El resultado operativo fue de 4.700 millones, con un margen operativo del 7,8%.

En Europa occidental, las ventas se incrementaron un 0,5% y superaron las 800.000 unidades. España e Italia registraron los mayores aumentos, del 8,1% y el 10%, respectivamente.

 Los coches del futuro

Durante la presentación de resultados, Audi ha anunciado un plan de inversiones de 40.000 millones hasta 2022, centrado en reducir los costes en el desarrollo de nuevos modelos e incrementar la facturación.  “Una gran proporción del gasto inicial irá directamente a movilidad eléctrica, coches autónomos y digitalización”, ha asegurado Alexander Seitz, miembro del consejo de management, finanzas, IT e integridad.

Para 2018, la firma prevé 20 nuevos lanzamientos, entre ellos su primer coche de producción en serie eléctrico, el Audi e-tron, que se fabricará en Bruselas con un precio aproximado de 80.000 euros en el mercado alemán. Además, Audi ha anunciado un nuevo gran turismo eléctrico de cuatro puertas, el e-tron GT, que comenzará a producirse en Alemania en 2020. La firma planea tener 25 modelos eléctricos en el mercado en 2025.

En España, Audi fabricó 114.198 unidades del modelo Q3 en la fabrica de Seat en Martorell durante el año pasado. En 2018, la firma reemplazará este modelo por el nuevo A1, que se lanzará en otoño y se producirá para todo el mundo en la planta española.

Normas