Las grandes mineras como BHP tendrán que tirar de imaginación para crecer

Han reducido enormemente su deuda neta, pero la geología y los precios complican aumentar de tamaño

Mina de hierro en Pilbara (Australia).
Mina de hierro en Pilbara (Australia).

Las grandes mineras han salido de 2017 con buena salud: la deuda neta combinada de BHP, Rio Tinto, Glencore ha bajado hasta un tercio de su nivel de finales de 2013. El trío pronto tendrá que hacer algo más que subir los pagos a los accionistas, pero una geología cada vez más difícil y los altos precios implican que la próxima fase de crecimiento puede ser poco ortodoxa.

Al sector minero le han escocido muchas de sus grandes inversiones. Pero tras tres años de agresivos recortes, los gigantes están de vuelta. Anglo American tiene la mitad de activos que hace cinco años, pero la producción y los márgenes fueron más altos en 2017 que en 2012. Eso podría significar, que no lo oiga nadie, un retorno al crecimiento.

Que es donde aparece el problema. Construir desde cero lleva más tiempo y es más costoso que nunca. Y hay poco por ahí que cumpla los criterios de las grandes mineras (una mina con vida útil prolongada, una región estable y un precio razonable).

La reestructuración de hace siete años absorbió a muchos actores de tamaño mediano. Los precios de las materias primas han mejorado, por lo que no hay empresas con necesidad de ser compradas.

First Quantum es un buen ejemplo. Valorada en 12.000 millones de dólares, es un objetivo perenne, con la mina de cobre más grande que se explotará en años: Cobre Panamá. Pero tiene activos africanos que preocupan a los inversores. La compañía cotiza además con una prima respecto a sus pares más grandes.

El resultado es que hay menos operaciones corporativas. Una alternativa es centrarse en la innovación para que las minas sean más productivas. Otra es comprar participaciones en compañías de actividades tangenciales, de componentes de baterías, por ejemplo.

Una tercera opción es acercarse a Gobiernos necesitados. La estatal chilena Codelco, la mayor productora de cobre del mundo, es un socio atractivo: tiene minas de larga duración pero una producción plana y grandes necesidades de inversión. Una joint venture allí sería un premio digno para cualquier minera.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías.

Normas