El ICEX volcará la actividad exportadora en Asia y América

El 41% de la promoción para este año se centrará en ambas regiones

Industria y alimentación absorberán el grueso de misiones comerciales

ICEX 2018 pulsa en la foto

España cerró 2017 con un nuevo record exportador (272.000 millones de euros) y un repliegue generalizado de las empresas hacia los mercados tradicionales europeos. El 52% de las ventas de bienes se dirigieron a la zona euro, porcentaje que crece hasta el 67% si se incluyen todos los países europeos. El objetivo que se ha fijado el Ministerio de Economía para este año es tratar de revertir esta tendencia a la concentración de las exportaciones de bienes en Europa.

El plan de actividades para este año del ICEX, el organismo que concentra todas las actividades de promoción en el exterior (pabellones oficiales, misiones comerciales, jornadas técnicas, ayudas a las exportaciones o promoción de inversiones), es un reflejo de esa voluntad. Este organismo realizará 1.589 actividades a lo largo de este año, con una mayor presencia de los países americanos y asiáticos. En concreto, Europa seguirá dominando la clasificación, con un 25% del total de actividades, seguida por Asia (20,5%) y América (20,5%), que ganan peso respecto a anteriores planes. Francisco Javier Garzón, consejero delegado de ICEX, remarcó que la principal prioridad será seguir trabajando en la diversificación geográfica de las exportaciones. “Los cinco mercados a los que más exportamos fuera de la UE (EE UU, Marruecos, China, Turquía y México) han crecido a tasas superiores a dos dígitos. Es necesario buscar una mayor presencia y aumentar nuestra huella en esas regiones”, apuntó en un encuentro con medios. Y para ello se ha iniciado un proceso de trasvase de recursos humanos y de oficinas comerciales hacia Asia. “Vamos a abrir oficinas comerciales en Nueva Zelanda, Bangladesh y Etiopía y estamos trasladando personal desde otras oficinas en las que ya no es necesaria la presencia de ese personal. Así ha sucedido con trabajadores de las oficinas en Ginebra, París y de los Países Bálticos”, remarcó Garzón.

Otra de las prioridades para este ejercicio será tratar de ganar cuota de mercado en aquellos países con los que ha firmado o está a punto de firmar la Unión Europea tratados de libre comercio. En concreto, el tratado para derribar barreras arancelarias con Canadá está en vigor desde el pasado mes de noviembre (cada uno de los 27 parlamentos tiene que ratificarlo), el de Japón está previsto que se active a lo largo del primer trimestre y el de Mercosur (Argentina, Uruguay, Paraguay y Venezuela) se desbloqueará antes del verano.

El consejero delegado del ICEX minimizó el posible impacto de la implantación de aranceles a las importaciones de EE UU, tal y como amenazó Donald Trump. “La situación real es que ha habido muchos anuncios y pocos cambios en los intercambios con el resto del mundo. De hecho consideramos que hay muchas oportunidades en servicios e infraestructuras en EE UU para las empresas españolas. El catálogo de proyectos que hay en California es impresionante”, resaltó. En la misma línea consideró que la anunciada renegociación del acuerdo de libre comercio entre EE UU, Canadá y México, conocido como NAFTA por sus siglas en inglés, lejos de perjudicar los intereses de los firmantes, “ha introducido mejoras en asuntos como el comercio electrónico”.

“No ha habido retirada de inversiones en Cataluña”

El próximo 20 de marzo, Economía publica los datos de la inversión extranjera recibida en 2017. Los datos del tercer trimestre (julio a septiembre) reflejaron un desplome sin precedentes del 75% en Cataluña, que pasó de recibir 2.069 millones en 2016 a 519 millones en 2017, como consecuencia de la incertidumbre generada por el proceso independentista entre los inversores. Garzón destacó que los datos que maneja la Secretaría de Estado de Comercio descartan un nuevo desplome. “No ha habido retirada de inversiones, pero sí hay algunas que están en stand-by. La preocupación sigue ahí, pero ha bajado mucho en los dos últimos meses. El grado de intensidad de las preguntas ha cambiado”.

Normas