El beneficio de Técnicas Reunidas cae el 54,3% en su 'annus horribilis'

El ebitda desciende el 42,2%, hasta los 121,9 millones, y las ventas crecen el 5,7%

Prevé este año ventas de entre 4.300 y 4.600 millones de euros, aún por debajo de 2017

tecnicas reunidas

Técnicas Reunidas ha sufrido un descenso de su beneficio neto en 2017 del 54,3%, hasta los 64 millones de euros, en un año complicado para la compañía, en el que ha tenido que hacer frente a una rebaja en las previsiones de resultados ante los retrasos de algunos proyectos y la cancelación de otros.

El ebitda del grupo ha retrocedido el 42,2%, hasta los 121,9 millones de euros, mientras que las ventas han crecido el 5,7%, hasta los 5.067,9 millones de euros, con los principales proyectos en ejecución en fase de aprovisionamiento y construcción.

“2017 ha sido un año complicado para Técnicas Reunidas. Comenzamos el año con unas altas expectativas, por las adjudicaciones de grandes proyectos y el éxito en varias licitaciones en Oriente Medio. En la segunda mitad del año, sufrimos la cancelación de proyectos en Latinoamérica y el retraso en la firma y el lanzamiento de los proyectos de Oriente Medio”, resume en un comunicado el consejero delegado de la compañía, Juan Lladó. En noviembre, al presentar los resultados del tercer trimestre, el grupo comunicó que no cumpliría sus previsiones de 2017 ni de 2018, lo que provocó un derrumbe bursátil que llegó al 30% durante la sesión. 

La cartera a finales de diciembre 2017 ascendió a 9.870 millones de euros, inferior a la cartera de 10.582 millones de euros a finales de diciembre 2016. Estas cifras se vieron afectadas por la fuerte depreciación del dólar frente al euro (14%). En dólares, Técnicas Reunidas consiguió reemplazar su cartera en 2017. La cartera en dólares creció un 6% en 2017, desde 11.100 millones de dólares a 11.800 millones de dólares.

Para 2018, Técnicas Reunidas prevé un volumen de ventas de entre 4.300 y 4.600 millones de euros, por debajo de las ventas de 2017 y aún acusando el impacto del retraso en el comienzo de proyectos ya adjudicados, según explica la compañía. También prevé un margen sobre ebitda de entre un 1,5% y un 2,5%, con una recuperación progresiva a lo largo del año. Y asegura mantener su compromiso con la política de remuneración al accionista.

“Hemos comenzado el año con una cartera superior a los 10.000 millones de euros y tenemos la capacidad para lanzar, durante el primer y segundo trimestre del año, los nuevos proyectos adjudicados, cuyo valor conjunto asciende unos 6.000 millones de dólares”, explica Lladó.

El ejecutivo afirma que “en lo que llevamos de 2018, estamos viendo un mayor volumen de proyectos a los que licitar y estamos recibiendo más invitaciones a ofertar en nuevos proyectos, en comparación con años anteriores. Con estos indicadores de mercado y con la firma y el comienzo de los proyectos recientemente adjudicados, afrontamos el futuro próximo con optimismo”.

Normas