Global Legal Hackaton: abogados y programadores en busca de la mejor ‘app’ legal

Madrid es una de las 40 sedes de la primera competición mundial

Los expertos piden abandonar el recelo ante el desarrollo

Global Legal Hackaton: abogados y programadores en busca de la mejor ‘app’ legal

Desde este viernes, y durante todo el fin de semana, Madrid se convertirá en una de las 40 ciudades de todo el mundo que acogen el primer Global Legal Hackaton, evento patrocinado por Wolters Kluwer, que une a profesionales del mundo del derecho y del desarrollo informático de cinco continentes para crear la mejor aplicación (app), programa o software jurídico. Los ganadores de la edición española pasarán de ronda y optarán a la final mundial que se celebrará en abril en Nueva York.

"El mundo del derecho, igual que la educación y el resto de sectores económicos, está cambiando aceleradamente en los últimos años", señala Beatriz Vila, vicedecana de relaciones Institucionales de la Universidad Francisco de Vitoria, sede del evento.

En los últimos años, las tradicionales resistencias el desarrollo tecnológico por parte de los profesionales jurídicos han sido sustituidas por un intenso debate sobre cómo éste puede ayudar a hacer más eficiente el trabajo de despachos y profesionales, sin sustituir el imprescindible proceso mental y trato personal que exige la profesión.

Prueba del interés que suscita esta materia son el centenar de profesionales, de perfiles muy variados, que se han inscrito en el Global Legal Hackaton. Además de abogados, aparecen expertos de marketing, profesiones de la administración y dirección de empresas, programadores y diseñadores.

¿Una amenaza?

Una de las razones por las que el mundo del derecho acoge con recelo el avance tecnológico es la percepción de que puede ser una amenaza para sus propias funciones o empleos. "No es cuestión de que la máquina sustituya al abogado, sino que haga las tareas en las que es más rápida y efectiva que nosotros", subraya el experto en derecho y tecnología Jorge Morell.

Para Sara Molina, consultora y socia de Marketingize, en cambio, si augura que la automatización pueda suponer el fin del ejercicio de algunos abogados que presentan un servicio de escaso valor o especialización. Sin embargo, "los que sean capaces de implementar y sacar el máximo provecho a las tecnologías emergentes, y sepan adaptarse, no desaparecerán", asevera.

Eventos como el que mañana arranca en la Universidad Francisco de Vitoria son especialmente relevantes para los profesionales dedicados a materias o áreas en las que la informatización está más presente, como la ciberseguridad, los smart contracts, el big data o la inteligencia artificial, tal y como subraya Alejando Sánchez del Campo, abogado, consultor y coordinador del Global Legal Hackaton.

Finalmente, Ricardo Oliva reflexiona sobre la ayuda que puede prestar la inteligencia artificial (IA) a la labor de despachos y profesionales. "Añade precisión al trabajo legal" y, además, permite "asignar a las máquinas o robots las tareas aburridas, repetitivas, sucias o peligrosas que los letrados no deseamos hacer".

La temática propuesta para los proyectos que compitan en el Global Legal Hackaton, que concluye el domingo, es bastante amplia. Así, las apps podrán versar desde el negocio y la práctica del derecho hasta el buen gobierno, los sistemas legales o el acceso a la justicia.

Normas