Allfunds se blinda con un acuerdo exclusivo firmado con Santander por seis años

El banco español e Intesa Sanpaolo se comprometen a usar la plataforma hasta 2023

La firma ganó 53,4 millones de euros hasta septiembre

Ana Botín, presidenta de Santander.
Ana Botín, presidenta de Santander.

Allfunds, la gran plataforma institucional de fondos de inversión en Europa, que pone en contacto a unas 600 gestoras, con más de 54.000 fondos, con las redes de distribución en más de 38 países, firmó un escudo para su negocio antes de que sus accionistas la vendieran. La operación se anunció en marzo de 2017, pero no se completó hasta el pasado 21 de noviembre.

La firma, que tiene más de 350.000 millones de patrimonio bajo gestión y es la número uno en Europa, selló un acuerdo de exclusividad con sus dos antiguos accionistas: Santander e Intesa Sanpaolo. 

El servicio exclusivo está garantizado por seis años, y además se da la opción de que la alianza se mantenga más allá de 2023.

Así, Allfunds será la única plataforma que utilizará Santander en sus más de 13.000 oficinas y con sus 133 millones de clientes. Lo mismo ocurrirá con la red comercial de Intesa Sanpaolo de unas 5.000 sucursales y con alrededor de 19 millones de usuarios. El importe de las transacciones entre Santander y Allfunds sumaron un total de 103,9 millones de euros en los nueve primeros meses del año pasado. Con Intesa la cifra fue de 56,9 millones.

Intesa y la entidad financiera que preside Ana Botín suponen más del 30%  del beneficio de la plataforma

Historia de la compra

  • Tres finalistas. La carrera por adquirir Allfunds –controlado hasta noviembre por Intesa Sanpaolo en un 50% y Santander en un 25% y el resto en manos de Warburg Pincus y General Atlantic– terminó con tres candidatos disputándose la victoria. El fondo Hellman & Friedman con el fondo soberano de Singapur, el chino Legend Holding, Bain Capital y Advent, y, por último, Permira. Pero finalmente fue Hellman & Friedman quien se llevó el gato al agua. Su puja no fue la más alta, sino que Legend, participado en un 30% por el Gobierno chino ofreció unos 100 millones más hasta alcanzar los 1.900 millones. Pero las cuestiones regulatorias tumbaron su oferta. Santander ingresó 470 millones por la venta y obtuvo plusvalías por 300 millones.

Allfunds, que pertenece ahora al fondo de capital riesgo estadounidense Hellman & Friedman (64%) y al fondo soberano de Singapur (GIC), con un 36%, se verá afectado por la nueva normativa europea Mifid 2. Esta regula los mercados de valores y las relaciones entre entidades e inversores.

Sus cuentas entre enero y septiembre de 2017 revelan unos ingresos por comisiones de 697,2 millones de euros, de los que tuvo que devolver 561,6. De ahí que sus ingresos netos quedaran en 135,6 millones de euros, un 19,4% más que en el mismo periodo del año anterior, con un beneficio bruto de explotación (ebitda) de 82,3 millones, un 14% superior. Allfunds publicará los resultados del pasado ejercicio el 30 de mayo.

La deuda neta de Allfunds cerró septiembre en 563 millones, después de la emisión el pasado agosto de la sociedad LHC3, propiedad de Hellman & Friedman y GIC. Esa firma colocó 575 millones en bonos high yield a un interés del 4,125%. Las notas de Fitch (BB-) y Moody’s (Ba2) la sitúan tres y dos escalones, respectivamente, por debajo del rating de inversión. Esa emisión se hizo para financiar la adquisición, por un total de 1.800 millones.

Así, Allfunds está en plena transformación de su modelo de negocio. Ahora este pasa por quedarse con una pequeña parte de la comisión de comercialización de los fondos de inversión que ofrece. Pero con las clases limpias –en las que la comisión de gestión es íntegramente de la gestora– esta opción desaparece. En estos casos, Allfunds cobra directamente a la gestora por aparecer en su plataforma. El objetivo es que esta fórmula de ingresos suponga el 60% de la facturación total de la plataforma en 2021, según Moody’s. Fitch apunta en un informe que confía en el futuro desapalancamiento de la firma.

Normas