La recuperación económica coloca a España en el radar de los fondos soberanos

El país acoge dos de las 10 mayores operaciones y logra cifras récord

El 66% de la inversión de estos vehículos se concentra en el ladrillo, la banca y las firmas tecnológicas

fondos soberanos
Sede del ICEX.

El estallido de la burbuja inmobiliaria y la fuerte recesión económica sufrida por España expulsaron a un buen número de inversores internacionales, que durante años apenas relevaron los llamados fondos buitre. Sin embargo, la progresiva recuperación de las grandes cifras macroeconómicas del país, que ha llegado a situarse a la cabeza del crecimiento en la Unión Europea en los últimos tiempos, ha colocado a España en el radar de los grandes jugadores globales, incluyendo los fondos soberanos, según recoge el informe sobre su actividad que han publicado este miércoles el IE Business School y la Fundación IE en colaboración con ICEX España Exportaciones e Inversiones.

“El hecho de que España se ha convertido en uno de los impulsores económicos en Europa ha llevado a una mayor confianza de los inversores internacionales y, como resultado, a un aumento en las inversiones en capital privado y fondos de capital de riesgo”, recordando que los fondos internacionales elevaron un 53% sus transacciones en España en 2016, hasta los 2.600 millones de euros, alcanzando un nuevo récord en 2017 con 4.880 millones de euros.

En este marco, los autores del informe han detectado un “renovado interés de los fondos soberanos de inversión por realizar inversiones en España y en empresas españolas”, unas operaciones que eran ínfimas hasta 2010 y que comenzaron a dispararse a finales de 2016 y durante 2017 hasta alcanzar una inversión total de 36.400 millones de euros en el país.

Los 92 fondos soberanos que hay en funcionamiento en todo el mundo gestionan en conjunto 7,5 billones de dólares (unos 6 billones de euros) en activos, un 4% más que el año anterior, concentrando el 66% de la inversión en el mercado inmobiliario, firmas tecnológicas y el sector financiero. Sin embargo, pese al histórico peso del ladrillo español en la inversión foránea, estos fondos han comenzado a replantear su estrategia en el país apuntando a nuevos sectores estratégicos.

Las operaciones registradas, recoge el informe del ICEX, certifican “no solo la consolidación de España y sus empresas como un importante mercado para los principales fondos soberanos del mundo sino también la ampliación de sus objetivos sobre nuevas áreas y actividades, incluyendo finanzas, energía, fabricación y tecnología”.

Desde el ICEX consideran esta evolución una excelente noticia tanto por la calidad de la inversión, y el perfil de “socios a largo plazo” de los fondos soberanos, como por su volumen. De hecho, España ha acogido dos de las 10 mayores operaciones registradas en los últimos tiempos.

De un lado, la inversión conjunta de 1.880 millones de euros del fondo soberano de Singapur GIC con la firma de capital privado estadounidense Hellman & Friedman en la gestora Allfunds, creada por Santander. De otro, la compra de Naturgas a EDP por un consorcio que incluye al Consejo de Inversiones de Abu Dhabi por 3.000 millones de dólares.

Otro ejemplo destacable es el que ha demostrado el fondo soberano de Noruega, el mayor del mundo, por la privatización de Bankia, entre otras inversiones en el sector financiero español en los últimos tiempos.

10 firmas controlan el 75% de los activos

En el mundo hay 92 fondos soberanos pero solo entre los 10 mayores controlan el 75% de los activos totales. El líder indiscutible es el fondo soberano de Noruega, que en 2017 superó el billón de dólares invertidos. Sin embargo, China se dibuja como una pujante potencia en este campo con cuatro de sus fondos dentro del citado top 10 global. China Investment Corporation protagonizó el año pasado la mayor operación inmobiliaria de la historia, al comprar la firma de logística Logicor por 14.000 millones. Otro nuevo jugador en boga es Arabia Saudí, que en 2017 entró en el tablero soberano mundial con Public Investment Fund (PIF) destinando 40.000 millones dólares al mayor fondo de capital riesgo mundial.

Normas