Desempleados esperando a las puertas de la oficina de empleo del barrio madrileño de Santa Eugenia.
Desempleados esperando a las puertas de la oficina de empleo del barrio madrileño de Santa Eugenia.

El gasto en desempleo se redujo otro 6% en 2017, hasta 17.474 millones

El número de beneficiarios de ayudas cae un 7% hasta 1,8 millones

La tasa de parados que cobra prestaciones o subsidios sube un punto, al 56,2%

El gasto en prestaciones por desempleo ascendió a 17.474 millones de euros el pasado año. Esto supuso un nuevo recorte del 6,2% respecto a lo gastado en 2016, según los datos oficiales del Ministerio de Empleo y Seguridad Social. Además representa unos 800 millones menos que los 18.300 millones de euros presupuestados inicialmente en los Presupuestos Generales del Estado del pasado año.

El número medio de beneficiarios de esta prestaciones también descendió el pasado año, un 7,3%, hasta sumar 1.862.400 desempleados. De esta forma, en 2017 los parados que recibieron ayudas bajaron por primera vez de los dos millones desde 2008. Con ello, el porcentaje medio de parados que cobra algún tipo de prestación fue del 56,2%, un punto más que en 2016.

El récord de beneficiarios de prestaciones por desempleo se produjo en 2010 cuando superaron los tres millones de parados. Si bien el mayor nivel de gasto se registró un año antes, en 2009, cuando el desembolso en desempleo llegó a suponer 32.365 millones de euros. En aquel año, el Presupuesto destinó 17.400 millones a pagar los intereses de la deuda. A día de hoy, esa situación se ha revertido y se destinan a desempleo 17.474 millones y algo más de 32.000 millones de euros al pago de intereses de la deuda.

Desde 2014, año en el que empezó la recuperación del empleo, el número de beneficiarios de subsidios ha sido mayor que el de perceptores de la prestación contributiva por desempleo. Esta situación obedece a la cronificación de la situación de desempleo de muchos de estos beneficiarios. Así, a finales de 2017 había una media de 726.575 perceptores de prestaciones contributivas frente a 789.418 beneficiarios de ayudas asistenciales. En general, seis de cada diez parados que recibieron alguna ayuda por estar en paro el pasado año trabajaban en el sector servicios.

El pasado ejercicio solo aumentaron los beneficiarios de la prestación contributiva de los trabajadores agrarios y de la renta agraria asistencial, un 6% y un 3,6% respectivamente. Asimismo, los beneficiarios del programa de activación para el empleo subieron a 34.018, muy lejos de los 400.000 que llegó a prever el Gobierno cuando diseñó esta ayuda.

 

Normas
Entra en EL PAÍS