Banco de España y CNMV advierten sobre los riesgos de las criptomonedas

"Existe un alto riesgo de pérdida o fraude", señalan en un comunicado conjunto

Alertan de que ninguna emisión de tokens ha sido autorizada por ningún supervisor

Banco de España y CNMV advierten sobre los riesgos de las criptomonedas

Ante el reciente auge de las criptodivisas y la elevadísima volatilidad que registran sus precios, el Banco de España y la CNMV han alertado a los inversores minoristas sobre los riesgos que entraña tanto la inversión en criptodivisas como en emisiones de participaciones o tokens, las llamadas "ofertas iniciales de criptomonedas (ICO). Estos activos o divisas no gozan de ninguna protección y en ellas "existe un alto riesgo de pérdida o fraude".

En un comunicado conjunto, ambos supervisores insisten en que experimentan "fuertes revalorizaciones que reflejan patrones propios de burbujas especulativas, acompañadas de variaciones extremas en sus precios". Por ello, no se pueden considerar, aseguran, un depósito de valor mínimamente estable.

Respecto a las emisiones de participaciones (o tokens) por parte de entidades privadas, ambos organismos han explicado que, hasta la fecha, ninguna ICO ha sido registrada, autorizada o verificada por ningún organismo supervisor en España. Esto implica que no existen "criptomonedas" ni "tokens" -valores digitales que pueden canjearse- que puedan beneficiarse de las garantías o protecciones previstas en la normativa de productos bancarios o de inversión, es decir, el Fondo de Garantía de Depósitos (FGD) y el Fondo de Garantía de Inversiones (Fogain).

Ambos recalcan que las "criptomonedas" no están respaldadas por un banco central u otras autoridades públicas, aunque se presentan en ocasiones como alternativa al dinero de curso legal. Es decir, no es obligatorio aceptarlas como medio de pago de deudas u otras obligaciones, tienen una circulación muy limitada y una oscilación muy fuerte de su valor.

Las entidades explican que el comunicado obedece a su obligación de informar al público para que los inversores y usuarios de servicios financieros afronten la creciente complejidad del mundo de las finanzas. "Es esencial que quien decida comprar este tipo de activos digitales o invertir en productos relacionados con ellos considere todos los riesgos asociados y valore si tiene la información suficiente para entender lo que se le está ofreciendo. En este tipo de inversiones existe un alto riesgo de pérdida o fraude."

Entre los riesgos concretos asociados a las criptodivisas, los supervisores citan:

  • Espacio no regulado. Si una persona compra o mantiene “criptomonedas” no se beneficia de las garantías y salvaguardias asociadas a los productos financieros regulados.
  • Problemas derivados del carácter transfronterizo del fenómeno. La resolución de cualquier conflicto podría quedar fuera del ámbito competencial de las autoridades españolas y estaría sujeto al marco normativo del país en cuestión.
  • Elevado riesgo de pérdida del capital invertido. Los supervisores alertan de que las criptomonedas carecen de valor intrínseco y son inversores altamente especulativas. "Asimismo, su fuerte dependencia de tecnologías poco consolidadas no excluye la posibilidad de fallos operativos y amenazas cibernéticas que podrían suponer indisponibilidad temporal o, en casos extremos, pérdida total de las cantidades invertidas".
  • Problemas de iliquidez y volatilidad extrema. Las criptomonedas no cotizan en mercados organizados. Por este motivo, la venta de criptomonedas  o tokens puede resultar complicada, puede haber falta de transparencia en relación con las comisiones aplicables y el precio puede registrar variaciones extrarordinarias sin causa aparente.
  • Información inadecuada. En el caso de las ICOs, la información que se pone a disposición de los inversores no suele estar auditada y, con frecuencia, resulta incompleta. Generalmente, enfatiza los beneficios potenciales, minimizando las referencias a los riesgos.

El pasado miércoles, el Parlamento español instó a regular de forma “global” las monedas digitales para proteger a los inversores de su gran volatilidad y generar confianza en los mercados. La iniciativa, impulsada por el PP, pide someter a las plataformas y monederos virtuales a la regulación de blanqueo de dinero, y obligar a los inversores a salir del anonimato e informar de las transacciones al regulador.

Normas