El empleado de Repsol que aspira a un oro olímpico

El canadiense Kevin Koe es favorito en curling en los Juegos de invierno

Los deportistas españoles han tenido un 25% menos de fondos del CSD entre 2015 y 2017 para esta cita olímpica

Kevin Koe, dos veces campeón mundial de curling y empleado de Repsol en Canadá.
Kevin Koe, dos veces campeón mundial de curling y empleado de Repsol en Canadá.

Durante esta semana han comenzado, en la localidad surcoreana de Pyeongchang, los Juegos Olímpicos de invierno. Una cita marcada por la moderación organizativa, puesto que se calcula que su factura final costará 10.000 millones de dólares menos que los megalómanos Juegos de Sochi (Rusia) de 2014.

La delegación española acude a ellos con 12 deportistas, el menor número desde 2002. Destaca la presencia del patinador Javier Fernández, el máximo candidato a conseguir una medalla. Pero también hay, de alguna forma, representación nacional en uno de los equipos más potentes de estos deportes, Canadá. Se trata de Kevin Koe, uno de los máximos favoritos al oro en una práctica que, en este tipo de citas, suele despertar la curiosidad del espectador,el curling, y que trabaja para Repsol en Calgary. Un deporte en el que un miembro del equipo desliza una piedra de casi 20 kilos de peso por una pista de hielo, que sus compañeros barren al paso de dicha roca con el objetivo de eliminar fricción, alcanzar velocidad y golpear otra piedra mayor ubicada al final de la pista.

Koe es doble campeón mundial de esta especialidad y tres veces campeón de Canadá. Pero en su día a día laboral se encarga de las relaciones con las comunidades del área de Duvernay. “Sobre todo, me encargo de negociar con los propietarios de terrenos, para garantizar que Repsol tenga acceso a ellos para poder llevar a cabo nuestras actividades”. En la zona donde trabajaKoe, estas se centran en la exploración, perforación y producción de crudo y gas. Unas labores que compagina con un entrenamiento que es “muy exigente si quieres competir al máximo nivel. Suelo entrenar después del trabajo y en fines de semana”.

Todo ello lo compagina con las competiciones internacionales que se presentan en un deporte que, dice Koe, “es uno de los más populares en Canadá, tiene mucho seguimiento cuando se televisa”. En la temporada 2015-2016, la audiencia de las competiciones de curling emitidas en Canadá alcanzó los 4,75 millones de espectadores, un 47% más que en la temporada anterior. Koe destaca el apoyo de Repsol a la hora de permitirle acudir a los torneos, incluido el financiero. La petrolera es uno de los patrocinadores de su equipo y, como dice el canadiense, “la empresa recibe mucha exposición mediática con las competiciones que se televisan”.

Por poner en perspectiva el curling en Canadá, el programa de apoyo al deporte olímpico de este país destinó casi cuatro millones de euros para su impulso en el ciclo olímpico de cuatro años de Pyeongchang 2018. A falta de conocerse las cantidades que el Consejo Superior de Deportes español aportará en este 2018, entre 2015 y 2017 las federaciones españolas de hielo y de deportes de invierno gozaron de un apoyo público de 7,4 millones de euros, un 25% menos que entre 2011 y 2013. Para el ciclo de Sochi 2014, las autoridades canadienses destinaron 53 millones de euros, por los 9,7 de las españolas. Las diferencias entre una potencia mundial del deporte invernal y un equipo que, con Javier Fernández a la cabeza, intentará conseguir un metal que se resiste desde hace 26 años.

Normas