Los inaceptables plazos de pago de los Ayuntamientos a los autónomos

El periodo medio de pago sube de 80 a 91 días en el último año. Las comunidades autónomas han reducido los tiempos en 15 días.

Retraso pagos

Un nuevo informe sobre los plazos de Morosidad en las Administraciones Públicas elaborado por la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA) y publicado por Europa Press revela que el periodo medio de pago de los ayuntamiento españoles ha crecido 11 días en el último año. Es decir, que si en 2016 tardaban de media 80 días en abonar sus facturas al colectivo, durante 2017 no sólo no acortaron estos tiempos que se saltan lo establecido por Ley, sino que lo incrementaron hasta los 91 días.

En el ámbito local Fuengirola (Málaga) es el municipio mejor pagador, con 11 días, junto con Vigo, que tarda 18 en liquidar sus facturas. En el extremo opuesto se sitúa Jaén, con 483 días de media. Desde ATA denuncian que el incumplimiento de la Directiva Europea de la Morosidad se haya convertido en una norma por parte de las administraciones locales, “que es la única que incumple plazos y que, lejos de querer reducirlos, los sigue aumentando día a día”.

El informe elaborado por el colectivo destaca que quienes sí han hecho los deberes en este sentido han sido las administraciones autonómicas, que han rebajado en un año el periodo medio de pago de sus facturas de los 64 a los 49 días. El ranking está liderado por País Vasco y Navarra, regiones que abonan con retrasos de 27 y 30 días, respectivamente. La Comunidad Valenciana, con 82 días, y Cantabria, con 80, son las que más tardan en pagar a los autónomos. Con respecto a 2016, la región cántabra ha sido la única autonomía que aumenta su plazo medio.

El Gobierno paga tarde pero dentro de los plazos

Quien también ha incrementado el tiempo en hacer frente a las liquidaciones con sus proveedores es el Estado, aunque según el informe se mantiene dentro de la legalidad, es decir, no llega a los 60 días.

La media de pago entre las tres administraciones se situó así en 70 días a cierre de 2017, que a pesar de experimentar un descenso de dos días con respecto al año anterior, continúa siendo superior a los 60 días que marca la normativa europea.

Normas