BlaBlaCar mejora su aplicación para ofrecer mayor servicio a las localidades más pequeñas

Los conductores podrán recoger pasajeros durante las rutas gracias a un nuevo algoritmo

Permitirá que los pasajeros puedan seleccionar el punto exacto de salida y de llegada

blablacar

“Donde hay una carretera, habrá un BlaBlaCar”. La frase resume perfectamente la nueva meta que se ha marcado la compañía de coche compartido para viajes de larga distancia. La red social se ha propuesto optimizar su servicio para facilitar la vida a las personas que no viven en una gran ciudad (en el caso de España, el 50% de la población).

Para ello, la compañía ha lanzado un nuevo sistema de búsqueda de viajes que permitirá que los pasajeros puedan seleccionar tanto el punto exacto de salida, como el punto concreto de llegada. Pero no solo eso, antes de junio pondrá en marcha un nuevo algoritmo que ofrecerá mayor conexión a las localidades más pequeñas.

"Los conductores seguirán añadiendo la información del viaje de la misma forma que ahora, pero el nuevo sistema facilitará que los pasajeros soliciten que les recojan en puntos por los que el viaje vaya a pasar, sin que los conductores tengan que añadir manualmente estas ciudades de paso en las rutas”, explica Jaime Rodríguez de Santiago, director general de BlaBlaCar para Iberia y Alemania.

La compañía, con más de 60 millones de usuarios en 22 países, explica que el objetivo es aprovechar la gran comunidad que ha creado para poder proporcionar a cada ciudad y cada barrio la misma conectividad de la que disfrutan hoy en día los grandes centros urbanos.De esta forma, al usuario que seleccione que desea salir de Getafe (Madrid) con destino a Sabadell, por ejemplo, el sistema le preguntará en qué dirección le gustaría que le recogieran y a qué punto exacto de Sabadell le gustaría llegar.

La compañía ha rediseñado las bases de su motor de búsqueda que a partir de ahora tendrá la capacidad de encontrar más resultados locales para este tipo de peticiones, lo que aumentará las probabilidades de encontrar compañero de viaje y multiplicar el número de viajes que se puedan hacer.Como explica Jaime Rodríguez de Santiago, director general de BlaBlaCar para Iberia y Alemania, esta descentralización es importante porque el nuevo algoritmo unirá las peticiones de los pasajeros con los conductores de forma automática.

Así, si por ejemplo, un pasajero se encuentra en La Carolina (Jaén) e indica que quiere viajar a Madrid, el sistema enviará un mensaje a los conductores que realizan la ruta Jaén-Madrid o Granada-Madrid (en ambos sentidos) para que tengan la opción de recoger a ese usuario en ese pueblo sin apenas desviarse de la ruta que los lleva a la capital.

Con la puesta en marcha del nuevo algoritmo, el número de viajes disponibles al mes desde La Carolina aumentará de 200 a 2.312.“Gracias al BlaBlaNetwork habrá miles de puntos de encuentro locales posible, y en consecuencia, cada autopista de todo el país se convertirá en una línea de conexión a la que los usuarios se podrán unir en cualquier punto”, continúa Rodríguez.

En la actualidad y durante un fin de semana típico, en España hay 11.000 puntos de recogida del servicio BlaBlaCar, la mayoría en las zonas céntricas de las grandes ciudades, pues así los usuarios de esta plataforma aumentaban las posibilidades de viaje compartido, pero ahora el nuevo algoritmo “ofrecerá más libertad al usuario y beneficiará tanto a los pasajeros, que encontrarán más opciones de viaje, como a los conductores, que tendrán más posibilidades de encontrar a usuarios que quieran acompañarle durante el trayecto”, insiste Rodríguez.

El directivo apunta que para los millones de personas que viven fuera de los grandes centros urbanos, en barrios o ciudades más pequeñas, los viajes de larga distancia son a veces de difícil acceso, mientras hay coches con plazas libres pasando cerca que podrían ofrecer una experiencia casi puerta a puerta. “Ahora, gracias a nuestro nuevo algoritmo de búsqueda, podemos hacer que las conexiones de viaje sean mucho más locales y que la gente tenga más libertad e independencia que nunca”.

El nuevo sistema de búsqueda ya se ha lanzado en pruebas en Ucrania, Rusia y Brasil. Rodríguez precisa que el algoritmo está pensado “para no agobiar al conductor. “De hecho, no requiere más esfuerzos por su parte y los desvíos que tendría que hacer en su trayecto para llegar a estos nuevos puntos de recogida más locales serían muy cortos en el tiempo”.

El directivo aclara igualmente que la contribución monetaria al viaje por parte del usuario será proporcional al tramo de viaje.

BlaBlaCar Lines, aún en pruebas

Más allá de estas mejoras, Rodríguez detalla que BlaBlaCar Lines, el servicio de corta distancia para compartir coche en los trayectos diarios que se realizan entre grandes capitales y las poblaciones circundantes, sigue en pruebas en Francia. El directivo confía en que se pueda lanzar en España en “los próximos trimestres” y para ello “sería deseable”, dice, contar con la colaboración de la Administración, “pues es un servicio que podría atajar el grave problema de la congestión en los accesos a las grandes ciudades”.

Rodríguez ha manifestado su disposición a colaborar con las administraciones públicas mediante la articulación de iniciativas público-privadas relacionadas con el coche compartido, una forma de viajar que, en su opinión, “debería estar más favorecido”.

El director general de BlaBlaCar en España asegura “estar tranquilo” tras el reto legal afrontado en 2017. En su opinión, la sentencia que respaldó la actividad de su compañía frente a la denuncia de competencia desleal de la patronal de transporte en autobús Confebús “fue muy clara y esperamos que nos sirva para crear proyectos con las administraciones”.Rodríguez también asegura “estar muy tranquilo” ante la sentencia del Tribunal de Justicia de la UE referente a UberPop.

Considera que este fallo se refería a un “caso muy concreto” y que despejó dudas en la medida en que diferenció los servicios que gestionan los viajes contratando conductores, fijando tarifas y otros condiciones, “de las plataformas de intermediación entre particulares” como BlaBlaCar.Sobre el potencial conflicto que podría surgir entre BlaBlacar y el sector del taxi si finalmente lanzan BlaBlaCar Lines en España, Rodríguez no cree que tenga que ocurrir, al no tratarse de un transporte urbano sino de corta distancia.

Sus usuarios se hacen mayores

BlaBlaCar sigue creciendo y madurando en España, donde está presente desde 2010. Según los datos facilitados por la compañía, en España tienen unos 3,5 millones de usuarios y solo el pasado diciembre se realizaron en el país 70 millones de kilómetros en coche compartido, un 18% más que en el mismo mes del año anterior.“El coche compartido está más presente en la sociedad. En 2017 creció en todos los segmentos de edad, sobre todo en los mayores de 30 años”, detalla Rodríguez, que muestra con datos cómo ha ido cambiando el perfil de usuario de la plataforma.

Cuando empezaron a operar, el usuario medio de BlaBlaCar tenía 24 años; ahora, más de una tercera parte (el 34%) de los pasajeros y más de la mitad (el 55%) de los conductores tienen más de 30 años.

Nuevo logo

Con los nuevos lanzamientos, BlaBlaCar también estrena nueva imagen de marca, desarrollada en colaboración con Koto. Su nuevo logotipo, que cambia sus colores iniciales y se hace más serio para reflejar “la madurez y posicionamiento” de la compañía, “quiere resaltar la experiencia humana que supone cada viaje”, señala el director general de la compañía en España. Este detalla que las dos B del nuevo logo se unen como lo hacen dos personas que comparten vehículo y las comillas “enmarcan una conversación, la que los usuarios mantienen en el coche o con sus familiares al llegar al destino”.

Normas