Opel y los sindicatos alcanzan un preacuerdo sobre la planta de Figueruelas

El texto tendrá que ser votado por los trabajadores en referéndum

Tiene una duración de cinco años

Opel y los sindicatos alcanzan un preacuerdo sobre la planta de Figueruelas
EFE

La dirección de la planta de Opel en Figueruelas y la representación de los trabajadores lograron ayer un preacuerdo de convenio, y, por tanto, sobre la futura actividad de la factoría zaragozana. El pacto se someterá hoy a referéndum de los empleados y tendrá una vigencia de cinco años. El grupo PSA, matriz de Opel, había condicionado en un ultimátum las inversiones en la planta a unas circunstancias laborales que garantizasen la rentabilidad de la marca.

El preacuerdo implica una congelación salarial para 2018. Alzas del 50% del IPC en 2019 y 2020, y del 60% en los dos años siguientes. También supone la reducción de ciertos pluses, como el de nocturnidad o una nueva política de contratación. Todo ello está condicionado al desarrollo de un plan industrial en este tiempo por parte de la empresa y a que utilice a plena capacidad la planta.

“La negociación ha requerido un gran esfuerzo y entendimiento por ambas partes. El acuerdo alcanzado establece un marco para mejorar la competitividad de la planta, condición imprescindible para poder aspirar a nuevas inversiones y modelos dentro del Grupo PSA, único camino para mantener el empleo y mirar al futuro”, defendió la empresa en una nota emitida ayer por la noche.
En este contexto, la dirección de la compañía apeló a la responsabilidad de “todos los empleados” para apoyar el preacuerdo firmado por la dirección de Opel España y la mayoría del comité de empresa.

El preacuerdo se ha conseguido sobre la campana, en el límite del plazo marcado por los negociadores, que vencía ayer. El 22 de enero los sindicatos suspendieron las negociaciones –que se habían iniciado en octubre– hasta que la dirección aceptase tratar cinco puntos que habían marcado como prioritarios. Entre ellos figurabaun plan industrial para asegurar la viabilidad de la planta en los próximos años.

Como respuesta, PSA anunció la paralización del plan para fabricar en Figueruelas el nuevo Opel Corsa. Y descartó cualquier nueva inversión en la planta. La propuesta primera de la compañía era una reducción de los salarios del 6% en 2018 y mantenerlos congelados hasta 2022.
El diálogo entre la automovilistica y los representantes de los trabajadores solo se reuanidó tras la mediación del Gobierno de Aragón. Las dos partes volvieron a sentarse a negociar este fin de semana.

Este convenio es el primero al que se enfrenta la firma tras su compra por parte de PSA el año pasado. El grupo francés trata de aplicar en Opel las normas que ejecutó en su enseña en 2014, tras el rescate estatal, para volver a la rentabilidad. La automovilística PSA, propietaria de las marcas Peugeot, Citroën, DSy Opel, vendió 311.673 vehículos en el mercado español durante el año pasado. Representa un crecimiento del 5,8% más respecto al volumen registrado en 2016.

Este volumen supone una cuota del 21,72% en España entre sus cuatro marcas (Peugeot, Citroën, Opel y DS). Según aseguró la automovilística, PSA “lideró el mercado en España con una penetración en el mercado dos puntos por encima del siguiente grupo”. La empresa francesa también fue la primera por volumen de ventas en el segmento de vehículos comerciales, con una cuota del 32,9%.

Normas