Siemens Gamesa suma a su ajuste el cierre de una planta en Burgos

Oferta de recolocación en España para los 133 trabajadores de Miranda de Ebro

El grupo activará el 5 de febrero el ERE de extinción de otros 235 empleos

siemes gamesa

El ajuste de Siemens Gamesa en España se agranda con el paso del tiempo. El grupo renovable anunció ayer el cierre de la fábrica de palas para aerogeneradores de Miranda de Ebro (Burgos). La corporación que dirige Markus Tacke iniciará próximamente los trámites de despido colectivo para los 133 trabajadores del centro burgalés.

Desde Siemens Gamesa aseguraron ayer que todos esos profesionales tendrán la opción de recolocarse en las otras 15 fábricas de la empresa en España. Las instalaciones de Miranda de Ebro, con 19 años de trayectoria industrial, están centradas en la producción de palas de hasta 40 metros de longitud. Antes fabricaban unidades de 25 metros.

Pero la evolución tecnológica en la industria eólica, como en otros sectores, es imparable y el mercado ya demanda palas de hasta 60 metros de longitud, para las que el centro burgalés no tiene capacidad.

Así que sigue el baile de cifras de despidos en Siemens Gamesa. Aparte del ajuste de 133 empleos en Miranda de Ebro, el grupo presentará el próximo 5 de febrero un ERE de bajas voluntarias al que se han inscrito 235 empleados. Esta fórmula incluye prejubilaciones a partir de los 55 años y salidas incentivadas.

A partir de ese 5 de febrero, y tras un periodo de consultas que durará un mes, los profesionales adheridos al ERE irán dejando la empresa, en un proceso que concluirá el próximo septiembre.

Hay que recordar que Siemens Gamesa, una vez que la multinacional de Múnich (Alemania) tomó las riendas de la corporación eólica, anunció 6.000 despidos en 24 países. A España le correspondió un ajuste de 408 empleos, aproximadamente el 10% de una plantilla de 4.000 trabajadores.

Aparte de las 235 bajas voluntarias que comenzarán a ser efectivas el próximo 5 de febrero, decenas de profesionales del área administrativa ya habían negociado antes su salida del grupo. Y de los 133 empleados de Miranda de Ebro, está por ver cuántos aceptarán su recolocación en otra parte de España. Es el primer año del ajuste, en un plan que se extiende hasta 2020.

Normas