Es difícil valorar Italo dado su alto crecimiento

El operador privado de trenes rápidos de Europa saldrá a Bolsa en febrero

El presidente de NTV (matriz de Italo), Luca Cordero di Montezemolo, en Roma (Italia).
El presidente de NTV (matriz de Italo), Luca Cordero di Montezemolo, en Roma (Italia).

La OPV de Italo es una piedra de toque para el modelo privado de alta velocidad. El primer y único operador privado de trenes rápidos de Europa saldrá a Bolsa en febrero. Es un logro en sí mismo, ya que casi fue a la quiebra poco después de su lanzamiento en 2012.

Italo tiene glamour: sus fundadores son el exjefe de Ferrari Luca Cordero di Montezemolo y el fundador de Tod’s, Diego Della Valle. Eso no le evitó problemas financieros tratando de enfrentarse a la compañía estatal FS. Aún así, la recuperación de Italo es tangible. Gracias a una reestructuración y una estricta disciplina de costes que incluyó el uso general de billetes digitales, obtuvo un crecimiento medio del ebitda de en torno al 70% en tres años. La decisión del regulador ferroviario de recortar los costes de concesión de las vías también ayudó.

Valorar Italo es un reto. Una recompra de acciones aprobada la semana pasada implica que vale 2.000 millones. Comprobarlo sin un equivalente claro es complicado. Hay pocas ferroviarias cotizadas, generalmente norteamericanas, más grandes y centradas en las mercancías. Sus márgenes de ebitda también son considerablemente más altos que el 31% de Italo, pero esta depende completamente de los pasajeros, incluidos los de business, de altos márgenes. En conexiones interurbanas rápidas, compite con FS y la aerolínea Alitalia. Dicha convergencia y eficiencia de costes podría justificar la aplicación de múltiplos en línea con easyJet o Ryanair. Pero el aspecto regulado del negocio exige una comparación con los grupos de infraestructuras.

Un múltiplo de 10, entre las aerolíneas europeas de bajo coste y los gigantes de carga de EE UU, y en línea con los operadores de peajes Vinci y Atlantia, daría a Italo un valor de 2.100 millones, suponiendo que pueda replicar el 50% de aumento del ebitda del año pasado. Quitando la deuda, de unos 400 millones, el valor patrimonial está en torno a los 1.700 millones. Los compradores deberían conformarse con estas previsiones de crecimiento. Pero con la incorporación de nuevos trenes a su flota y el plan de Europa de liberalizar las conexiones ferroviarias nacionales en 2020, Italo puede evitar ser desviado a vía muerta.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías.

Normas