Los sindicatos pedirán a la CEOE una subida salarial de un mínimo del 3,1% más productividad

Ven imprescindible que los salarios participen del crecimiento económico

La pérdida de poder adquisitivo desde 2008 alcanza el 7%

Los secretarios generales de CCOO y UGT, Unai Sordo y Pepe Álvarez.
Los secretarios generales de CCOO y UGT, Unai Sordo y Pepe Álvarez. EFE

"Que nadie se asuste por esta propuesta salarial; que no es el 6% que están pidiendo los metalúrgicos alemanes”, reclamó hoy el secretario general de UGT, Pepe Álvarez, tras presentar las reivindicaciones salariales para 2018 que los sindicatos presentarán este jueves a la patronal CEOE-Cepyme.

Efectivamente, la demanda salarial de las centrales sindicales españolas no es del 6%, pero podría acercársele e incluso superarlo en determinados casos. Álvarez, ha presentado este miércoles junto con el secretario general de CC OO, Unai Sordo, en qué consiste su propuesta de negociación de convenios colectivos. El capítulo salarial, que es el principal de esta negociación con los empresarios, incluye que los sueldos suban este año un mínimo del 3,1%, a lo que habrá que sumar lo que aumente la productividad en cada ámbito de negociación (sector o empresa).

Aunque los responsables sindicales insistieron en no fijar un dígito de incremento de salarios, explicaron que el suelo de su propuesta se compone de un 1,6% (objetivo de inflación previsto para este año) más un 1,5% para recuperar parte de los siete puntos de poder adquisitivo perdidos por los trabajadores desde 2008.

La suma de estos dos elementos da un suelo mínimo del 3,1%. A esto habría que añadirle la productividad de la empresa o sector en el que se negocie esta subida. Para ello, los sindicatos exigieron al Gobierno que ponga a su disposición estadísticas oficiales sobre la evolución de la productividad. “El Ejecutivo es el primero que quiere que se modernice la fijación de salarios incluyendo la productividad, con lo que lejos de quejarse, debería ser el primero que pusiera las estadísticas de esta variable sobre la mesa con sumo gusto”, dijo Sordo.

En concreto, CC OO y UGT explicaron que “las empresas y los sectores que tengan información productiva y económica relevante que permita calcular la productividad deben facilitarla a la parte sindical para negociar en base a ella”. Y en los ámbitos dónde no existan esos datos, debería ser el Gobierno quien remitiera periódicamente la información fiscal y de Seguridad Social a las comisiones paritarias de los convenios colectivos. Por poner un ejemplo, el último cálculo oficial de productividad del país apuntaba a un incremento del 2,3%, con lo que si se sumara al 3,1% del mínimo que plantean, la recomendación ascendería al 5,4%.

Si bien los dos líderes sindicales admitieron que en la negociación con los sindicatos deberán ceder algo. De hecho, Sordo precisó que los aumentos salariales podrían llegar a rozar el 4% “en sectores cuya productividad fuera viento en popa a toda vela”.

Pero las demandas sindicales no paran aquí. Porque junto a esta revindicación sindical generalizada, reclamarán un salario mínimo de convenio de alrededor de 1.000 euros al mes. “En el caso de los salarios más bajos, no vale un dígito, hace falta una subida de choque”, dijo Álvarez.

Ante esto, la negociación que sindicatos y CEOE inician este jueves se presenta difícil de cara a un acuerdo porque el suelo mínimo que demandan los sindicatos es ya superior al máximo que ofrecen los empresarios (3%). La CEOE fijó su propuesta en una horquilla de entre el 1% y el 2% más el punto de la productividad.

Normas