UATAE prevé un mal 2018 en afiliaciones al régimen de autónomos

Las altas en el RETA en 2017 fueron 12 veces inferiores a las de los trabadores en régimen general

autonomos uatae

La Unión de Asociaciones de Trabajadores Autónomos y Emprendedores (UATAE) augura un mal año para el colectivo en este 2018. Para ello, se basan en las cifras del Ministerio de Economía y Empleo sobre el crecimiento de trabajadores inscritos en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) de los últimos cuatro años. En 2017 el saldo entre altas y bajas fue positivo, se cifró en 10.468, pero esta cantidad supuso un 0,33% más que el año anterior.

Desde UATAE recalcan que en el último año se crearon 12 veces más trabajo en el régimen general que en el de autónomos. Además, advierten del alto volumen de bajas que el RETA registró entre los afiliados del sector comercio, dónde se perdieron 13.000 empleos. Esta categoría acoge a un 25% del total de trabajadores por cuenta ajena de España.

Según el colectivo, el escaso crecimiento de emprendedores se evidencia tomando de referencia los últimos cuatro años. Es inversamente proporcional a la mejora macroeconómica. Y es que, creció en 75.466 (2,5%) en 2014; en 2015 lo hizo en 42.193 (1,35%); y en 2016 en 26.211 (0,83%). A tenor de este análisis, María José Landaburu, Secretaria General de UATAE confía en que habrá un “incremento del trabajo autónomo en 2018, pero por debajo de las 10.000” altas. Además, recuerdan que “que más de la mitad de las Comunidades Autónomas perdieron autónomos ya en 2017”.

Landaburu valora positivamente, aunque en su justa medida, las medidas del Gobierno para favorecer al sector. Y es que, denuncia la necesidad de que las políticas de apoyo al trabajo por cuenta propia “se centren en ayudar a consolidar y mejorar la competitividad de las empresas que ya existen; no sólo en fomentar su creación”.

Más precariedad

Un indicador que apoya la demanda del sector es la rotación en el trabajo autónomo, es decir, el número de altas en el RETA que se necesitan para consolidar un empleo de larga duración en este sistema. La cifra creció en 2017. Mientras que en 2016 hacían falta 21 altas para consolidar un trabajo autónomo, en 2017 subió a 26 “aumentando el índice de rotación y produciendo mayor precariedad en el trabajo por cuenta propia”, alertan.

Normas