Guindos responde a Rato y le recuerda que “presentó su dimisión de Bankia voluntariamente”

El ministro de Economía considera que el Ejecutivo de Zapatero se limitó a poner "parches" en la crisis

Asegura que el rescate financiero sirvió para "evitar la salida de España de la zona euro".

Luis de Guindos, ministro de Economía
Luis de Guindos, ministro de Economía AFP

La comparecencia del ministro de Economía, Luis de Guindos (que ayer cumplió 57 años), en la comisión de investigación del Congreso de los Diputados que estudia la crisis financiera era una de las más esperadas tras las acusaciones que vertió el que fuera presidente de Bankia entre 2010 y el 7 de mayo de 2012, Rodrigo Rato, la semana pasado sobre su actuación y que provocó su caída y la del banco, según la versión del exvicepresidente.

Pero como era de esperar, Guindos dio una versión totalmente inversa a la del exvicepresidente, y solo coincidió con él en una cosa, tampoco hubo autocrítica de su gestión en estos últimos seis años en el Gobierno, de hecho, defendió todas y cada una de sus actuaciones. El responsable de Economía afirmó que fue el propio Rodrigo Rato el que le pidió dejar la presidencia de Bankia. “El 7 de mayo de 2012, me informó de su intención de abandonar la entidad y pasar el testigo a José Ignacio Goirigolzarri, al que me pidió que llamara, como así hice”, declaró ayer Guindos. Y añadió que un día después, y tras haber presentado ya su dimisión a la CNMV, Rato trató de continuar al cargo de la entidad incluso hasta la junta de accionistas. “Ahí sí le dije: usted dimite inmediatamente porque ya lo ha comunicado a la CNMV”.

Estas afirmaciones contrastan con las que realizó Rato la semana pasada en esta misma comisión, quien afirmó que fue Guindos el que le obligó a dimitir.

Rato, que además denunció un complot del Gobierno de Mariano Rajoy para “meterme en la cárcel”, declaró que el rescate de Bankia se había hecho a espaldas del Banco de España, lo que también fue desmentido por Guindos. El número uno del ministerio de Economía aseguró que fue el exgobernador Miguel Ángel Fernández Ordóñez quien le recomendó por correo electrónico la conversión de las participaciones preferentes del FROB por 4.465 millones de euros en BFA (matriz de Bankia), en capital. “Además, me indicaba que la dirección general de supervisión de la entidad ya había comunicado al grupo financiero la conveniencia de que su consejo aprobara dicha petición de conversión voluntaria esa misma semana”.

Guindos afirmó que bajo la presidencia de Rato en Bankia “se excedieron los límites legales de forma clara y frecuente” en cuanto a las acciones de la entidad. Recordó, de hecho, que en 2016 la CNMV impuso una sanción Bankia por una infracción grave por “prácticas de manipulación de mercado en relación con sus acciones propias”, algo que se hizo “de forma clara y frecuente” para incrementar “de forma muy notable” la autocartera.

También recordó que la petición de Rato de abandonar Bankia se produjo después de que la CNMV comunicara que la entidad había presentado unas cuentas de 2011 sin el informe de auditoría, algo que Guindos calificó de “inaudito”.

Guindos defendió que el rescate financiero que pidió su Gobierno sirvió para evitar la salida de España de la zona euro sin que los depositantes sufrieran pérdida alguna. “De no haberse realizado el rescate bancario de manera exhaustiva e integral, se hubiera producido una suspensión de pagos de las entidades con ayudas. Se hubiera generado una situación inimaginable, con la obligación de devolver depósitos de los clientes cubiertos por el Fondo de Garantía por 250.000 millones, que el Tesoro hubiera tenido que emitir. Hubiera supuesto, casi automáticamente, el rescate completo de nuestra economía o bien nuestra expulsión de la unión monetaria”, explicó.

En su paso por la comisión Guindos no solo culpó a Rato de la caída de Bankia, también señaló al hasta finales de 2011 presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, de no tomar medidas en la crisis financiera en los años en los que estuvo en el Ejecutivo. “Pese a las señales alarmante” que había en la economía española, “no fue hasta finales de 2008 que se empezaron a tomar medidas” por parte del Gobierno socialista, dijo, para agregar que luego lo que hizo fueron “parches” que eran “insuficientes para capear las crisis”.

En conjunto, entre 2009 y 2011 una decenas de cajas de ahorros recibieron 23.300 millones de ayudas y otros 24.000 millones en esquemas de protección de activos. Se dieron ayudas “a fondo perdido” y sin exigir medidas, lamentó Guindos. También criticó que en estos años nada se hizo para cambiar a los gestores de las entidades que recibieron ayudas, ni se impulsaron medidas de gobierno corporativo. Sobre la burbuja inmobiliaria, aseguró que se gestó sobre todo entre 2004 y 2007 y lamentó que el grueso de los recursos financieros fueran hacia la construcción que “alcanzó un peso desmesurado”, al tiempo que ha criticado las ayudas fiscales a la vivienda aprobadas durante el gobierno de Zapatero fueron “contraproducentes”.

Las cajas han provocado 3.700 millones de euros de perjuicio

El ministro de Economía, Industria y Competitividad, Luis de Guindos,
indicó este martes que desde 2013 el Fondo de Reestructuración Ordenada
Bancaria (Frob) ha encargado "análisis forenses" sobre operaciones de
riesgo y se han enviado a la Fiscalía casi 60 operaciones de este tipo
que habrían generado más de 3.700 millones de euros "de perjuicio".

Así lo explicó el ministro durante su comparecencia en la comisión
parlamentaria que investiga la crisis financiera y el rescate bancario
en el Congreso de los Diputados.

Guindos subrayó que con el Gobierno del PP se han llevado a cabo
"reformas cruciales para la credibilidad" del sector financiero.

En este sentido, citó el cambio de los equipos directivos de las
entidades, con miembros que actuaron con "muy poca profesionalidad",
se limitaron las retribuciones a ejecutivos y consejeros así como las
indemnizaciones "a veces millonarias y que se habían estado pagando mientras dichas entidades estaban siendo rescatadas".

También se establecieron requisitos para acceder a estas direcciones
basados en la honorabilidad o la experiencia y se vinculó la política
de remuneraciones a una gestión "responsable" del riesgo.

A estos cambios se unieron las modificaciones de la ley de sociedades
de capital, la aprobación del Código de Buen Gobierno o la reforma de
la ley de auditoría para garantizar independencia de auditores y evitar
el riesgo de su captura por parte de los auditados.

A favor de que Europa publique el informe de Deloitte sobre Popular

Luis de Guindos presumió de los efectos de los llamados decretos Guindos I y Guindos II para incrementar las provisiones inmobiliarias del sector financiero, ya que permitieron “arrojar luz” sobre los balances bancarios para cuantificar de forma “clara y definitiva la magnitud del problema”.
u “No había otra alternativa, dado el riesgo inminente de que las deudas sobre el sector financiero acabaran extendiéndose también al Tesoro, lo que hubiera terminado por conducir al rescate total de España”, manifestó.
u La mayoría de grupos parlamentarios lamentó la gestión del ministro por el rescate bancario y el coste que ha supuesto a los españoles.

Luis de Guindos afirmó que el 70% de la salida de depósitos de Banco Popular en los meses previos a su resolución (abril y mayo) y en el mismo mes en que se produjo ésta (junio de 2017) correspondieron a clientes particulares privados. Solo un 30% de los depósitos que salieron fueron de administraciones públicas.

Guindos defendió que la resolución de Popular sin la necesidad de utilizar dinero público y sin contagiar al resto del sistema financiero, tan solo cinco años después de la peor crisis financiera en la historia reciente de España, demuestra que las medidas aplicadas por el Gobierno a partir de 2012 han sido las correctas. También defendió que Europa haga público el informe de Deloitte sobre la valoración de Popular.

Normas