Europac plantea reforzar sus plantas españolas con servicios a la automoción

La papelera se fortalece con áreas de fabricación especializadas en sectores

Espera que este nuevo negocio incremente en un 30% la facturación por fábrica

Europac plantea reforzar sus plantas españolas con servicios a la automoción

Más allá de la plancha de cartón, la papelera española Europac está decidida a tener productos de embalaje que sean “más que una commodity”, afirma Carlos Larriba, director general de la división de packaging, con un término inglés que define las materias primas o esos productos y servicios tan comunes que son indistinguibles de sus rivales y se ven obligados a competir en precio. La compañía está creando distintas áreas de especialización para sus productos de embalaje, como la denominada heavy duty, orientada al sector de la automoción.

“Nuestro objetivo es entender lo que necesita el cliente con el embalaje como parte de la cadena de valor”, explica Larriba a CincoDías. La posibilidad de esta especialización hacia la industria de la automoción apareció con la compra de la fábrica de Rouen en 2010. “Esta planta es pequeña, pero estaba muy orientada a este tipo de clientes, en especial a Renault”, cuenta Larriba. Con este conocimiento crearon esta área heavy duty, que ya da servicio a fabricantes de coches y sus proveedores de la industria auxiliar, como Renault, el grupo PSA, Antolin, Faurecia, Norauto, Geodis, Gefco o Plastic Omnium. “Rouen perdía dinero y ahora está incrementando su ebitda un 10% anual”, apunta Larriba.

Esta especialización ha provocado, además, un cambio de gestión interna. “Hemos dado un fuerte impulso al departamento de diseño con la creación de una división central que coordina y pone en contacto los departamentos de diseño de cada fábrica, de modo que si una planta está pensando en realizar una caja de cualquier tipo, tenga disponible el conocimiento y los desarrollos que hayan hecho en cualquiera de las otras factorías del grupo”, detalla. Trabajan de forma personalizada con cada cliente, “de modo que tenemos fabricada la caja antes de que la pieza esté montada. A través de los planos de la automovilística, somos capaces de diseñar la caja que se ajusta perfectamente a cada motor, parachoques, vidrio o recambio”, explica.

De este modo, pueden ofrecer valor añadido a sus clientes también desde el punto de vista de beneficios sobre los embalajes de madera. “El cartón es más barato, pesa menos y no necesita tratamientos o controles fitosanitarios para su uso en la exportación. Se manipula mejor y se recicla mejor”, detalla Larriba, quien asume, eso sí, que no se puede quedar a la intemperie. Como ejemplo, un palé de madera estándar pesa 22 kilogramos y uno de la misma resistencia y características en cartón pesa menos de dos kilos.

La compañía espera potenciar su área de automoción, sobre todo en España, a través de la especialización más fuerte en las plantas de Rouen (Francia), Torrelavid (Barcelona) y Gillebrau (Portugal). “Las fábricas de coches en España tienen mucho peso, así como los proveedores. La fábrica de Portugal nos acerca al polo de producción de PSA en Vigo y Mangualde (Portugal) y en Barcelona nos coloca en el ámbito de influencia de Seat”, dice.

Embalaje promocional

El negocio de Europac está muy enfocado en volumen al sector del consumo y la distribución. Por eso, la compañía está poniendo en marcha una nueva área de innovación en la que añaden a los embalajes el diseño gráfico y la impresión offset o digital con productos orientados a campañas publicitarias.
Según detalla Carlos Larriba, “podemos generar nuevos embalajes para acciones concretas de una compañía o incluso crear el embalaje y llenarlo de producto”, como podría ser el caso de una promoción en la que envasan un regalito en una caja de cereales. “Podríamos darle ya la caja impresa con la nueva promoción, el producto y el regalo ya preparado”, afirma.

Esperan elevar un 30% su nivel de facturación a medio plazo, en un área aún pequeña. “Supone solo 6 millones de ingresos en una empresa de 400 millones anuales”, asume Larriba, que, si bien, apunta a que “son productos de menor volumen pero de muy alto valor añadido”.

Normas