La plantilla del comercio gana poder adquisitivo por primera vez desde 2014 Ampliar foto

La plantilla del comercio gana poder adquisitivo por primera vez desde 2014

El año 2017 cerró con subidas de entre el 1,5% y el 2,5%

Más de 260.000 empleados mejoran sus salarios

El comercio se mueve. Los ánimos en el sector son muy distintos a los que se vivían hace apenas tres años, gracias a la mejora del consumo y eso se está traduciendo en un cambio en materia laboral. Tras años de duros ajustes salariales, con congelación en buena parte del sector, 2017 ha supuesto la renegociación de algunos de los convenios más relevantes del comercio minorista, saldándose todos ellos con subidas.

En total, 262.500 empleados han visto mejorados en 2017 sus condiciones salariales, con crecimientos que van desde el 1,5% y el 2,5% en el primer año.

A tenor de los datos del IPC conocidos el viernes, con una subida del 1,1%, los empleados afectados por los nuevos convenios se anotarán una subida en el poder adquisitivo en 2017 de entre un 0,4% y un 1,4%. De este modo cambia la situación respecto a los años previos a 2017, donde acumulaban cuatro cursos con los salarios congelados y que desde 2014 había perdido poder adquisitivo.

Fue un año intenso en negociación colectiva en el comercio. Los sindicatos y patronales sacaron adelante los nuevos convenios de las grandes superficies (El Corte Inglés, Carrfeour, Ikea, Leroy Merlin, etc.), Primark, Eroski, Supercor, Sabeco o Simply, entre otros.

El principal acuerdo fue el de las grandes superficies, con la patronal Anged, puesto que afecta a cerca de 220.000 empleados a escala nacional. Este nuevo convenio supuso la subida del 2,5% en 2017 y de un 5,5 hasta 2020. A esta mejora salarial se añadió una herramienta no utilizada hasta la fecha que incluía una subida extra ligada a la evolución del Índice del Comercio Minorista (ICM). Fuentes sindicales confían en que eso suponga para este curso un 1% de subida salarial adicional al 1% que ya contemplaba el convenio. El ICM subió un 2,9% hasta noviembre.

Los sindicatos destacaron la importancia de un buen acuerdo con Anged, por la importancia que este convenio tiene en el resto del sector y por su posible efecto de arrastre sobre el resto de negociaciones que estaban pendiente durante el año 2017.

La empresa que menos ha subido sus salarios en el primer año ha sido Primark. Sin embargo, la compañía irlandesa era de las que había mantenido durante el anterior convenio unos salarios al alza, por lo que no precisaba de la misma actualización.

Los ocho nuevos convenios laborales sellados en 2017 van hasta el 2020. Para entonces, los miles de trabajadores afectados verán sus salarios incrementados entre un 4%, en el caso de Sabeco y Simply (del grupo Auchan), y el 6,5% acordado en la cadena textil francesa Kiabi, las tiendas de conveniencia Supercor y los supermercados Eroski.

Teniendo en cuenta las nuevas subidas salariales y las distintas escalas, entre las empresas que han cambiado su convenio en 2017 Kiabi mantiene el salario más bajo, con 6,50 euros la hora y Verdecora el más alto, con 11,98 euros.

Otra de las novedades que trajeron varios de los nuevos convenios fue la reducción del número de horas al cabo del año. Los sindicatos celebraron dicha medida, junto a la reducción de días festivos, como una mejora indirecta de los salarios de los trabajadores. El recorte de horas más importante se produjo en las grandes superficies, con 28 horas al año menos que en el anterior convenio.

En empresas como El Corte Inglés, la rebaja de esas 28 horas al año se aplicará, según acordaron la dirección del grupo de grandes almacenes y los sindicatos, mediante días libres para sus empleados, que según contrato, pueden llegar a ser cinco.

Fuentes sindicales señalan que el presente año será más calmado en cuanto a la negociación de nuevos convenios puesto que, en noviembre, se prevé que se celebren elecciones sindicales en la mayoría de empresas del sector. Para el curso siguiente, 2019, uno de los principales acuerdos será el del grupo Dia.

Normas
Entra en EL PAÍS