Las telecos europeas viven su peor momento en Bolsa en más de una década Ampliar foto

Las telecos europeas viven su peor momento en Bolsa en más de una década

La evolución del European Telecom Index está 25 puntos por debajo de los grandes índices desde 2016

Los inversores temen la fuerte inversión y el freno en las fusiones

BBVA comunicó el martes, que a final de 2017, acumulaba unas minusvalías de 1.123 millones de euros de su participación en Telefónica, como consecuencia de la evolución a la baja de las acciones de la operadora, especialmente en el segundo semestre. Los títulos, tras vivir un fuerte inicio de 2017 alcanzando un máximo anual de 10,6 euros en la primavera, registraron un progresivo descenso hasta cerrar el año en 8,12 euros.

Ahora bien, no es la única operadora en esta situación. Los cálculos de Morgan Stanley apuntan a una evolución en Bolsa de las telecos europeas 25 puntos porcentuales por debajo de los grandes índices en los últimos dos años. Es la peor racha desde el periodo entre 2005 y 2006, cuando la diferencia negativa fue de 26 puntos. El European Telecom Index (SXKP) cayó un 12% en 2016 frente a una subida del 2% de los índices generales, mientras que en 2017 avanzó un 1% por un 12% de los índices.

El peor año de la última década fue 2008, en el que el SXKP bajó un 39%, si bien los grandes índices se dejaron un 45%. Es decir, el descenso de las telecos fue menor que en el resto de sectores. En 2009, el SXKP rebotó un 25%.

De las grandes telecos, el peor valor de 2017 fue BT, al bajar un 24% frente a un avance del 11% del FTSE 100, penalizada además por el escándalo contable en su filial italiana. El sector vivió su peor momento en la segunda mitad del año. Desde sus máximos anuales, registrados en primavera, Deutsche Telekom, Orange, Telefónica y BT perdieron cerca de 45.000 millones en capitalización bursátil. Por el contrario, Vodafone batió al FTSE 100, registrando además una revalorización anual del 18%.

Esta evolución es consecuencia de factores como la ausencia de fusiones y adquisiciones, que pudieran frenar la presión competitiva. Los resultados del sector entre 2014 y 2015 fueron peores que en 2016 y 2017, pero la evolución en Bolsa fue mejor ante las previsiones de una mayor consolidación. La decisión de Bruselas de frenar transacciones como la venta de O2, filial de Telefónica en Reino Unido, a Hutchison, o la integración de las filiales de Telia y Telenor en Dinamarca, parece haber penalizado al sector.

De igual forma, las operadoras se han visto afectadas por el temor de los inversores a un fuerte incremento de la inversión en nuevas infraestructuras de fibra, especialmente en grupos como Deutsche Telekom y BT. En la misma línea, entre los inversores también hay un sentimiento negativo ante los fuertes costes que las telecos están asumiendo en la adquisición de contenidos para sus ofertas de televisión.

Defensa del dividendo

Las operadoras europeas defienden su posición con sus políticas de dividendo. De hecho, el retorno total medio para los accionistas incluido el dividendo en el European Telecom Index se situó en 2017 en el 1,1%. El sector mantiene una rentabilidad por dividendo de cara a 2019 del 4,8%, por delante del 3,9% del resto de los sectores, según Morgan Stanley.

En esta línea, BBVA ha ganado 3.500 millones de euros en 12 años gracias a su participación en Telefónica, incluyendo tanto los ingresos por el pago de dividendos de la operadora como por el resultado de operaciones financieras. El banco ha recibido en este periodo 2.500 millones por el reparto de dividendos y los 1.000 millones por operaciones financieras, según fuentes de la entidad citadas por Efe.

Normas
Entra en EL PAÍS