Bolsa
Helena Revoredo, presidenta de Prosegur, y Christian Gut Revoredo, presidente de Cash, durante la salida a Bolsa de la compañía en marzo del año pasado.

¿Volverán a triunfar las pequeñas cotizadas en 2018?

El Small Caps se revalorizó en 2017 un 31,5% frente al 7,4% del Ibex 35

Las pequeñas empresas han dado el do de pecho en 2017. No es una percepción ni una simple afirmación. Mientras el Ibex 35 ha subido un 7,4% en el año y el Ibex Medium Cap un 7,9%, el Small Cap ha conseguido revalorizarse un 31,5%. El recorrido lo han realizado pasito a pasito, sumando granito a granito a lo largo de los meses, pero el esprint final, acometido a partir de octubre, ha sido clave para esta diferencia. ¿La razón? Cataluña.

“El referéndum y las elecciones catalanas han provocado dudas en los inversores internacionales que han retirado su capital de las blue chips (compañías del Ibex 35), mientras que las pequeñas empresas, en manos nacionales, no se han visto afectadas”, explica Javier Galán, gestor de Renta 4.

Por otra parte, como apunta Galán, hemos asistido a “comportamientos excelentes” de algunas compañías que han respondido con “subidas estratosféricas”. Es el caso de Fluidra y Europac, cuyos beneficios han crecido a doble dígito (44% y 53,1%, respectivamente) y eso ha favorecido que su acción suba un 177,57% y un 134,63%. O de Ence, cuya triplicación de ganancias le ha servido para repuntar en el mercado un 128,75%.

Por ello, no es de extrañar que el fondo con firma española que más alegrías ha repartido a sus partícipes haya sido uno centrado en las compañías de pequeña capitalización. El Santander Small Caps, gestionado por Lola Solana, ha obtenido en el año una rentabilidad superior al 26%. “No sabemos qué ocurrirá en 2018, pero en España la economía tiene tracción suficiente para que se traslade a las empresas, se refleje en su crecimiento y obtengamos rentabilidades positivas en los mercados”, afirma Solana.

No hay que dejarse llevar por modas. Invertir en pequeños valores ha funcionado en 2017, pero ahora puede que sea tarde", asegura Javier Galán, gestor de Renta 4

La gestora asegura que este nuevo año seguirá apostando por los sectores ligados a la industria y al consumo. “Prevemos que el crecimiento de España seguirá fuerte, apoyado tanto en el consumo interno como en la producción industrial y los bienes de equipo”, declara. El fondo actualmente tiene sus mayores posiciones en Fluidra y Prosegur.

Lo cierto es que las pequeñas compañías siempre han tenido una serie de características diferenciales respecto a las grandes que dependiendo del periodo económico en el que nos encontremos pueden resultar beneficiosas o perjudiciales. Durante la crisis, al tener una mayor presencia en España y Europa, hemos visto cómo sus beneficios se resentían y, por lo tanto, también su evolución en los mercados. Mientras que las grandes, más diversificadas internacionalmente, aguantaban mejor el chaparrón refugiadas sobre todo en Latinoamérica. Ambos índices protagonizan caídas a 10 años, pero en el Small Cap resulta más acentuada (-55,06% frente a un -33,02% del Ibex 35).

Los buenos resultados en las cuentas de las compañías se reflejan en Bolsa

Pero ahora las tornas cambian. El Viejo Continente se encuentra en expansión y las pymes lo están sabiendo aprovechar. Muestra de ello es la revalorización de su índice de referencia en los últimos tres y cinco años. (55,55% y 95,89%, respectivamente), mientras que el Ibex 35 a cinco años se ha revalorizado un 22,97% y a tres años ha perdido un 2,29%.

Pero ¿qué futuro les espera a estas empresas? ¿Debemos dirigir parte de nuestras inversiones hacia ellas? “En el entorno actual de mercado es una buena idea tener parte de la cartera en pymes. eDreams, MásMóvil, Neinor Homes o Fluidra son valores que están llamados a seguir creciendo, al menos en lo que a ingresos se refiere”, analiza Felipe López Gálvez, de Self Bank.

Galán, de Renta 4, opina diferente. “Las pequeñas empresas han estado infravaloradas, pero en 2015 esta tendencia comenzó a cambiar y ahora están cotizando un 15% más caras que las grandes. En cualquier caso, como en todo, no hay que dejarse llevar por modas y comenzar ahora a invertir en pequeños valores porque hayan funcionado en años previos, ya que puede que lleguemos tarde”, advierte el gestor.

¿Y qué hay del MAB?


Socimis. “Las socimis han experimentado una gran estabilidad a nivel de capitalización bursátil, si bien parte de ellas han continuado aumentado su cartera de activos inmobiliarios y optimizando su gestión, con la consiguiente generación de valor para los accionistas”, explica Elías Rodríguez-Viña, director general de Renta 4 Corporate. El Mercado Alternativo (MAB) cuenta con 47 socimis, 19 de ellas incorporadas en 2017. Muchas de ellas están controladas por capital extranjero, según Victoria Torre, de Self Bank, que ve en ellas el mejor vehículo para entrar en el mercado inmobiliario español. Para 2018 ya están confirmadas Témpores Properties y Testa Residencial.Además, Bankinter ha anunciado su intención de lanzar una socimi de hoteles. Según datos de BME, si hubiésemos invertido la misma cantidad en cada una de las socimis a principio de año y en la salida de cada una de las nuevas incorporaciones habríamos obtenido un rendimiento cercano al 3%.

En expansión. El Ibex MAB All Share ha registrado una revalorización del 10% en 2017. Además, hay algunas empresas que han experimentado un crecimiento mucho mayor. Victoria Torre destaca a Cátenon, por experimentar una revalorización cercana al 49%; Facephi, con una subida de más de un 57%, y NBI Bearing, con un ascenso próximo al 20%. Durante 2017 se han incorporado tres nuevas compañías: Elzinc, Netex y Greenalia.

Normas
Entra en EL PAÍS