Fallece Aurelio Menéndez, presidente de honor de Uría Menéndez

Era un referente en el panorama académico y jurídico español

Fundó uno de los despachos españoles más importantes

Uría Menéndez
Aurelio Menéndez, presidente de honor de Uría Menéndez.

El año nuevo ha arrancado con grandes pérdidas en el sector legal. Dos días después del inesperado fallecimiento del reputado mercantilista Manuel Olivencia el pasado 1 de enero, se ha conocido la pérdida este 3 de enero de Aurelio Menéndez, presidente de honor del despacho Uría Menéndez, a los 90 años de edad, en el madrileño hospital de San Francisco de Asís.

Nacido en Gijón (Asturias) el 1 de mayo de 1927, Menéndez, que también participó en política, fue un referente en el ámbito jurídico. Se licenció en Derecho con Premio Extraordinario en 1949 por la Universidad de Oviedo y obtuvo el doctorado por la Universidad Central de Madrid en 1953. Era, además, catedrático de Derecho Mercantil desde 1957.

Se trata de una de las figuras más ilustres del panorama académico y jurídico español. Su estudio e investigación jurídica, centrados esencialmente en el ámbito del Derecho Mercantil y de Sociedades, recibió un reconocimiento unánime fruto del cual desempeñaba, entre otros, los cargos de académico de número de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación; presidente de Honor y vocal permanente de la Sección de Derecho Mercantil de la Comisión General de Codificación; magistrado emérito del Tribunal Constitucional y académico honorario de la Academia Asturiana de Jurisprudencia.

También desarrolló un papel muy activo en la vida política española, en la que llegó a desempeñar el cargo de ministro de Educación y Ciencia entre 1976 y 1977, y ejerció el puesto de consejero de Estado de 1992 a 2006. Recibió el premio "Príncipe de Asturias" de Ciencias Sociales en 1994.

Diez años sin Uría

Hasta su fallecimiento este miércoles, Aurelio Menéndez desarrollaba su labor en la oficina de Madrid del bufete. Hace tan sólo unos meses, el pasado mes de julio, se cumplían diez años del inesperado fallecimiento de su socio, Rodrigo Uría Meruéndano, que perdía la vida durante unas vacaciones en Croacia.

Ambos, Uría y Menéndez, dedicaron su vida a la profesión y al despacho al que dieron nombre. Uría tomó las riendas de la firma, a la que también se incorporó Aurelio Menéndez, en 1978, cuando le cedió el testigo su padre, Rodrigo Uría González, que fundó el bufete a mediados del siglo pasado. Las tres décadas que ambos estuvieron al frente del despacho fueron toda una revolución para la firma española, que ha logrado situarse en la cúpula de la abogacía de los negocios, como uno de los despachos de referencia del sector.

En la última década, ya sin la presencia de Rodrigo Uría, el bufete que ahora preside José María Segovia y del que es socio director Luis de Carlos, ha mantenido el rumbo. El despacho acaba de celebrar su 70 aniversario con una plantilla que supera los 450 letrados y cerca de 800 trabajadores en total, con 17 oficinas repartidas por diversas regiones del mundo.

Normas