Los autónomos evolucionan a un ritmo catorce veces inferior a los asalariados

Los autónomos evolucionan a un ritmo catorce veces inferior a los asalariados

Las últimas estadísticas de Empleo demuestran una desigual evolución y un crecimiento menor del esperado a lo largo del año 2017

El año 2017 se presentaba como un año clave para los autónomos. Las previsiones de algunos expertos auguraban un crecimiento en este Régimen en torno a las 30.000 altas netas.

La realidad que nos dejan los últimos datos de la Seguridad Social es bien diferente. Un crecimiento que apenas supera los 10.000 autónomos netos, si comparamos las cifras actuales con las de hace un año. Estamos ante la evolución de autónomos más pobre desde el año 2012.

Mientras que los asalariados evolucionan a un ritmo del 4,69%, los autónomos lo hacen a un ritmo del 0,33%. Los dos últimos meses del año han supuesto la puntilla. En noviembre se perdieron más de 7.000 autónomos en España. La caída libre del sector ha sido similar en diciembre, en donde tenemos 6.200 autónomos menos que el mes anterior.

En noviembre y diciembre de 2016 España crecía en más de 2.000 autónomos. En los mismos meses de 2015 lo hacía en casi 800 autónomos más. En 2017 España ha perdido más de 13.000. 

La tarifa plana, ¿contraproducente?

Estas cifras refuerzan algunos argumentos críticos hacia ayudas como la tarifa plana. Ya en noviembre, con una caída de 7.000 autónomos, el presidente de una de las asociaciones de autónomos más representativas, Eduardo Abad de UPTA, declaraba: "la llamada a emprender que provocan las bonificaciones actuales destinadas al inicio de la actividad, en muchos casos, lo que están provocando es una puerta giratoria. Estas ayudas son utilizadas por personas sin la mínima cualificación profesional para iniciar una actividad en un sector tan competitivo como el hostelero, por lo que los índices de abandono son realmente alarmantes, en un ejemplo evidente y notorio del efecto de la burbuja del emprendimiento”.

Normas
Entra en EL PAÍS