¿Una mujer en Alphabet en lugar de Eric Schmidt?

Las directivas femeninas escasean en las tecnológicas, y sería un buen ejemplo

Eric Schmidt ha zarpado para alejarse de la tormenta que está por venir. El presidente ejecutivo de Alphabet dejará su cargo en la matriz de Google, mientras esta se dirige a un enfrentamiento con los reguladores europeos. Fichar a una presidenta, fuerte e independiente, haría honor a los cofundadores y accionistas principales, Larry Page y Sergey Brin, en más de un sentido.

Schmidt, exejecutivo de Sun Microsystems, se unió a Google en 2001. Page y Brin eran novatos que se dieron cuenta de que necesitaban a un adulto para dirigir la empresa. Eso sí, Page y Brin lograron mantener un control férreo sobre Alphabet con acciones con exceso de voto, lo cual creó un nuevo estándar para las startups de Silicon Valley.

Alphabet domina hoy las búsquedas y la publicidad digital y la móvil a través de Android, hasta tal punto que ha provocado la ira de la Comisión Europea. Bruselas multó a Alphabet con 2.420 millones de euros en verano por privilegiar su servicio de comparación de precios sobre los de sus rivales.

Habrá más problemas así, sobre todo a medida que entren en vigor nuevas reglas sobre privacidad, lo que impedirá que Google, Facebook y otras empresas usen los datos de los consumidores sin su consentimiento. Del mismo modo, Bruselas está tratando de determinar si Google también está dando trato de favor a sus negocios a través de Android.

Schmidt, que continuará en el grupo como asesor, dijo que planea dedicar más tiempo a temas de ciencia y tecnología y a filantropía. Además de los retos regulatorios, el ascenso de Sundar Pichai como CEO de Google (un cuarto para el triunvirato) podría haber sido un factor. Aún así, el momento del anuncio, a primera hora de la tarde y unos días antes de Navidad, ha sido una sorpresa.

Para Page y Brin es una oportunidad. Hay pocas mujeres liderando empresas en EE UU, especialmente en las tecnológicas. Pichai gestionó torpemente un asunto de género en la empresa a principios de este año. Nombrar a una mujer como presidenta permitiría a los fundadores de Google dar a Silicon Valley un nuevo ejemplo a seguir... y una formidable contraparte para la comisaria europea de Competencia, Margrethe Vestager.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías.

Normas