Enagás da el primer paso para un arbitraje con Perú

Reclama la inversión en el Gasoducto del Sur Peruano, cuya concesión se retiró en enero

El Gobierno del país debe proceder a una subasta del activo

enagas
Antonio Llardén, presidente de Enagás.

Enagás ha solicitado al Estado Peruano el inicio de un procedimiento de trato directo, como paso previo a un arbitraje internacional, con el objeto de alcanzar un acuerdo amistoso en relación a la controversia existente sobre la inversión realizada por la compañía en el proyecto del Gasoducto del Sur Peruano (GSP).

Según un hecho relevante del operador del sistema de gas y transportista a la CNMV, este martes ha notificado al Estado Peruano la existencia de esta controversia, en los términos recogidos en el Acuerdo para la Promoción y Protección Recíproca de Inversiones suscrito entre la República del Perú y el Reino de España.

El grupo presidido por Antonio Llardén ha adoptado esta decisión tras confirmar que la Administración peruana "no ha avanzado lo suficiente" en los trámites necesarios para que Enagás pueda recuperar su inversión, después de que el Gobierno del país suramericano retirara la concesión del proyecto a principios de este año, así como para celebrar las convocatorias de las subastas necesarias para la relicitación del proyecto antes de la fecha plazo del próximo 24 de enero.

En concreto, el conflicto reside en la disconformidad del Gobierno peruano en reconocer la vigencia de la cláusula 20 del contrato de concesión de GSP, de cuya aplicación resulta el derecho de Enagás a recuperar la inversión realizada en el proyecto.

El pasado 24 de enero, se declaró la terminación del contrato de concesión de GSP. En este caso, la cláusula 20 del contrato de concesión establece que el concedente deberá proceder a subastar la concesión en el plazo de un año desde su terminación, y con la suma que se obtenga en la subasta el concedente deberá abonar al concesionario hasta un máximo del valor neto contable de los bienes de la concesión, deducidos los gastos incurridos en el proceso de subasta. De esta manera, el concedente garantiza en todo caso como mínimo el 72,25% del valor neto contable de los bienes de la concesión.

Arreglo amistoso

El grupo subrayó que confía en poder llegar "a un arreglo amistoso" y se compromete a ejercer sus "mejores esfuerzos para tal fin, esperando el mismo compromiso del Estado peruano".

Asimismo, Enagás señala que, a día de hoy, sobre la base de los análisis e informes periciales realizados por sus asesores externos, tanto jurídicos como financieros, recuperaría su inversión, ratificando de esta manera los objetivos de crecimiento del beneficio después de impuestos para este ejercicio.

A finales del pasado mes de enero, el Gobierno peruano retiró la concesión del proyecto GSP tras los problemas para cerrar su financiación debido al escándalo de corrupción sobre su socio mayoritario, la brasileña Odebrecht.

La inversión de Enagás en el proyecto asciende a 275 millones de dólares (unos 259 millones de euros), así como unas garantías depositadas por 227 millones de dólares (unos 214 millones de euros).

Normas