Javier Figarola: “Para estudiar online hace falta más fuerza de voluntad”

Es la empresa sucesora de Home English y cuenta con 19 millonesde usuarios

Solo enseñan inglés porque, ante todo, "somos una academia, no una empresa tecnológica"

Javier Figarola, consejero delegado de ABA English.
Javier Figarola, consejero delegado de ABA English.

En 1971, Severo Figarola creaba Home English, la academia a distancia que durante décadas enseñó inglés a través del correo ordinario. En 2007, años después de vender la empresa a CEAC y ya en internet, el propio Figarola fundaba ABA English, enfocada a vender cursos de inglés a empresas. Pero el rumbo de esta nueva idea cambió en 2011, cuando se incorporó como consejero delegado su hijo Javier Figarola (Barcelona, 1983). Puso el foco en el cliente particular, y en los dos últimos años, en mejorar su método vía app. El año pasado captó 10,5 millones de euros en una ronda de financiación, ha sido premiada como mejor app educativa y Google la eligió como una de las mejores aplicaciones de su tienda.

¿Qué queda del Home English original?

Queda toda la esencia. El sueño de ABA English es de mi padre, y yo soy la ejecución. Queda su experiencia enseñando inglés y vendiendo los cursos, algo que está totalmente impregnado y que creo que nos diferencia de nuestros competidores. De hecho, él sigue vinculado a la empresa, en la parte creativa y en los vídeos. Empezó hace 40 años y siempre con la última tecnología: de vinilos a casetes, de Beta a VHS... y ahora tocan las apps.

¿Las aplicaciones son hoy la clave para toda idea de negocio en internet?

Son un fenómeno que ha hecho que utilicemos el móvil 10 veces más que antes, ya sea para comprar o para estudiar inglés. Si coges el móvil 300 veces al día, quizá puedes aprender inglés en seis. Todavía estamos estudiando el comportamiento de estudio en el entorno app. En la web sabemos que se estudiaba un rato por las tardes, desde el ordenador. Pero el móvil es diferente. Nuestro crecimiento actual viene de ahí, nos permite aumentar un 80% nuestros usuarios año a año, y 10 millones de los casi 19 millones de estudiantes que tenemos vienen de la app.

Hay muchas plataformas de aprendizaje de idiomas por internet. ¿Qué les diferencia?

Hay competidores internacionales muy potentes: Babbel, Duolingo... Con mucha inversión detrás desde hace mucho tiempo. Lo que nos diferencia es que, antes de nada, somos una academia de inglés y después una empresa tecnológica, y no al revés. Y no queremos que cambie nunca. Ellos han nacido como grandes empresas tecnológicas que enseñan inglés y otros idiomas. Parece poco importante, pero es una sutileza que marca bastante cómo te posicionas y cómo creas el producto. Somos una academia con 40 años de experiencia, y solo enseñamos inglés porque sabemos hacer eso, no sabemos francés, chino... Las otras tienen una plataforma tecnológica que meten idiomas y los aprendes como churros.

Hay competidores que han nacido como plataformas tecnológicas y meten todo tipo de idiomas

Y lo hacen prescindiendo de la gramática. ¿Se puede aprender inglés de esta forma?

¿Cuánta gente ha estudiado 10 años en el colegio la gramática y no habla nada? ¿Y cuántos se han ido a vivir a Londres y hablan perfectamente? Es un método natural, como si te fueses al extranjero, y al final, cuando tienes todo muy asentado, te enseñamos la gramática porque es un pilar importante. Lo que no queremos es que te tengas que pasar cinco años de gramática para después empezar a hablar porque es lo que hemos hecho en España durante 30 años. Y así nos va.

¿Nos va tan mal?

Creo que estamos mejor comparados con el resto de países del sur de Europa. Diría que tenemos un nivel muy similar al de Francia e Italia, si no mejor. Pero tenemos un complejo a lanzarnos.

Uno de los problemas de la enseñanza online es la persistencia y pagar por ella.

Para estudiar por internet hace falta mucha más fuerza de voluntad, eso es innegable. Nosotros tenemos medido que al cabo de un año en torno al 35% o 40% de estudiantes continúan entrando en la app activamente. Son cifras que pueden ser mayores, pero son altas. Eso es porque el grueso de nuestros clientes están entre los 30 y los 50 años, gente que tienen la necesidad de aprender un idioma para mejorar en su trabajo, y aprender un idioma no es instantáneo, hace falta mucha constancia. En la versión de pago de la web tenemos una conversión de entre el 4% y el 6%. En la app estamos todavía estudiando. Tienes poco tiempo para decirle pocas cosas al usuario, pero muy claras.

¿Cuál es su estrategia de crecimiento?

Abrir mercados periféricos. Ahora queremos abrir Turquía, tenemos en el radar a China, aunque es muy complejo... En su día valoramos abrir academias físicas, pero estamos muy lejos de eso porque hay mucho que mejorar en la parte online y la internacionalización. No nos gusta especular, queremos ser un negocio con un producto sostenible. Gracias a la financiación podemos crecer de forma exponencial, sobre todo para fichar mucho talento. Somos 80 personas de 20 nacionalidades y este año mantendremos la facturación en torno a 10 millones de euros.

Normas