Diez pistas para ir de tiendas y más por Milán

Ir de ‘shopping’ es uno de los mayores atractivos de la capital lombarda

El Quadrilatero d’Oro es la gran tentación para fundir la tarjeta sin remordimientos

viajes a milan
El Duomo de Milán, una de las catedrales más grandes y espectaculares del mundo. Getty Images

Milán respira estilo, diseño y glamur por sus cuatro puntos cardinales y rivaliza con París por ser la capital internacional de la moda, pero quizás ese je ne sais quoi –ese no se qué– tan seductor que tienen los italianos da ventaja a la ciudad transalpina. Como muchas otras grandes urbes, la fisonomía de la capital lombarda se transforma en Navidad.

Miles de lucecitas y adornos navideños contribuyen a iluminar sus grandes atractivos, entre los cuales se encuentran sus numerosas tiendas y centros de shopping. Cuanto menos, sucumbiremos sin remisión a sus fabulosos escaparates. Viajar estos días a Milán es un riesgo para nuestras finanzas, pero si está dispuesto a correrlo y quemar su tarjeta de crédito estas son algunas de las direcciones que no se debe perder.

1- Il Duomo

La impresionante catedral gótica revestida de mármol y levantada sobre una gran explanada, donde se suceden las idas y venidas de turistas y locales, es el corazón de la ciudad, una visita ineludible que nos servirá para tomarle el pulso a Milán y situarnos.

Su construcción se inició en 1387 y tuvieron que pasar otros cinco siglos para que se terminaran los trabajos. Con 11.000 m2 de superficie, puede albergar hasta 40.000 personas en su interior, es uno de los templos más grandes del mundo. Sobre el capitel mayor del Duomo está una pequeña estatua dorada, La Madonnina, que es el símbolo de Milán.

Hay distintos precios –y grandes colas– para visitar el interior y la terraza panorámica, que ocupa casi todo el tejado con fabulosas vistas sobre la ciudad y los pináculos. Entrada combinada: 13 euros (niños, 7), incluye subida a la terraza en ascensor.

2- Terraza Aperol

Si tras la visita a la catedral se le ha hecho la hora del aperitivo –la nuestra del tapeo al mediodía, porque el aperitivo a la italiana empieza antes de la cena, sobre las seis de la tarde y es algo menos ligero, las bebidas se acompañan con degustaciones de pasta, bruschettas (tostas) ensaladas y embutidos locales–, un clásico es sentarse en la Terraza Aperol, en uno de los laterales de la plaza del Duomo, y pedirse la bebida de moda, un Aperol Spritz (Aperol, Cinzano y soda). Desde 12 euros.

Alrededor de la plaza hay numerosas terrazas y cafés para hacer un alto y contemplar el trajín de la gente, pero la de Aperol está estratégicamente situada y ofrece preciosas vistas del templo.

3- Galería Victor Manuel II

Elegante y delicada, de otra época –se empezó a construir en 1861–, une dos de las plazas más emblemáticas de Milán, la del Duomo y la de Marino, donde se encuentra la Scala, el famoso teatro milanés. De estilo neoclásico, en su planta de cruz destaca la gigantesca bóveda acristalada, los mosaicos y sus cuatro monumentales pasillos.

Rizzoli
La librería Rizzoli en la Galería Víctor Manuel II. Cinco Días

Entre las paredes de los mismos encontrará firmas de lujo como Gucci, Versace, Prada o Vuitton; famosas librerías como Rizzoli –aunque la más impresionante de la ciudad es Hoepli International Bookstore (Via Ulrico Hoepli, 5) con sus seis plantas y alrededor de 500.000 títulos–.

Si entra desde la plaza del Duomo, al final del pasillo principal encontrá una de las tiendas de los icónicos sombreros Borsalino, aunque el establecimiento más importante de la marca está en la Via Sant’ Andrea, 5. Dentro de la galería hay cafés, heladerías, trattorias y restaurantes para distintos presupuestos.

4- La Rinascente

Al lado de la Galería y unida a ella por soportales está este sobrio edificio de 152 años que alberga una de las sedes de la cadena de almacenes más importante de Italia. Destaca su fachada revestida de mármol blanco y los ventanales con marcos de cerámica de su planta superior.

En sus 20.000 m2 de superficie, distribuidos en 10 plantas, hay 1.500 boutiques tanto de marcas italianas como internacionales. Allí podrá encontrar casi de todo y hasta parar a comer en el food hall de la séptima planta, entre compra y compra. Los juegos de luces que iluminan el edificio durante las fechas navideñas crean un precioso y encantador ambiente. En estas fechas el centro comercial también ofrece espectáculos callejeros gratis.

5- El Quadrilatero d´Oro

También conocido como el cuadrilatero de la moda, está delimitado por las vías Monte Napoleone, della Spiga, Sant’ Andrea y Borgospesso, también muy cerca y a la derecha del Duomo. Allí se concentran las tiendas más glamurosas y ateliers (talleres) con las creaciones de los mejores diseñadores italianos y extranjeros.

Firmas de lujo –Giorgio Armani, Versace, Alberta Ferretti, Dolce & Gabbana, Prada, Fendi, Vuitton, Channel, Gucci, Valentino o Gianfranco Ferré–, pero también joyerías de alto standing como Bulgari o Cartier. Los precios son prohibitivos salvo para grandes fortunas o para los que quieran dejarse la paga de Navidad en un capricho. Además de las tiendas, en la zona hay anticuarios, antiguos palacios, museos, cafés de moda y librerías.

Ferrari
Los Ferrari y las tiendas de lujo como MaxMara forman parte del paisaje habitual de Milán. Cinco Días

6- Barrio de Brera

Es uno de los más antiguos de Milán, el barrio bohemio y también uno de los distritos de moda. En pleno centro de la ciudad, sus calles señoriales, muchas de ellas peatonales, albergan algunos de los comercios, bares y restaurantes más chic entre imponentes edificios como el Palacio de Brera, sede de la famosa pinacoteca y la academia de Bellas Artes.

Muy cerca de esta zona está el célebre Castillo Sforzesco (siglo XV). Los amantes de la moda vintage se sentirán como pez en el agua en Cavalli e Nastri (Via Brera, 2) con ropa y accesorios para y mujer y hombre (Via Mora, 3).

Los adictos a los zapatos tendrán que pasar por La Vetrina di Beryl (Via Statuto, 4), un clásico con más de 30 años en el mercado. Esta exclusiva zapatería tiene las últimas colleciones de hombre y mujer de Chloé, Marc Jacobs, Miu Miu, Sartore, Pantofola d’Oro, Heidrich Guabello e Tatoosh o Alexander McQueen. Ya sabe: el mejor look se crea desde los pies.

7- Via Savona

Esta calle se ha transformado en una de las caras nuevas y más en boga de la capital lombarda, con sus hoteles boutique, lofts de lujo, estudios fotográficos y de diseño, salas de exposición, talleres creativos, tiendas, bares y restaurantes de lo más in.

8- Corso Vittorio Emanuele

Esta animada calle peatonal a pocos pasos del cuadrilátero de la moda, es también uno de los lugares de culto de las compras en Milán. La calle, que une la plaza del Duomo con la plaza de San Babila, destaca por sus pórticos llenos de establecimientos de ropa y accesorios con marcas más asequibles como Zara, H&M, Diesel o Replay.

9- Via Colombo / Via Beato Angelico

Casi le parecerá estar en Notting Hill (Londres) por el tipo de jardines y casas con sus puertas de colores y sus ventanas llenas de flores. Aquí hallará muchas tiendas eclécticas y con encanto.

10- Nhow Milano Hotel

Arte, diseño y moda se dan cita en este cospomolita hotel del Grupo NH ubicado en la popular Via Tortona, 35, en uno de los distritos más creativos y efervescentes de la ciudad, donde podrá descansar entre jornada y jornada de shopping. Moderno y funcional, este cuatro estrellas se levanta sobre una antigua fábrica de General Electric. Sus cuatro plantas están decoradas en distintos colores que simbolizan los cuatro elementos de la tierra, creando un ambiente muy cautivador.

NH Hoteles
Una de las confortables y amplias habitaciones del hotel Nhow Milano. NH Hotel Group

Las habitaciones son amplias, diferentes e íntimas, el servicio muy atento y el bufet de desayuno excepcional, con un corner que hará las delicias de los niños y otro take away para llevarse un tentempié. Información y reservas en Nh-hoteles.es.

Normas