El presidente saliente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, y su sucesor Mário Centeno.
El presidente saliente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, y su sucesor Mário Centeno. EFE

El Eurogrupo elige como presidente al ministro portugués de Finanzas

Mário Centeno asumirá el cargo en sustitución del holandés Jeroen Dijsselblem

Guindos ha apoyado al luso con la esperanza de hacerse con la vicepresidencia del BCE

El ministro de Finanzas de Portugal, Mário Centeno, se convertirá en enero de 2018 en el tercer presidente en la historia del Eurogrupo, el foro informal que agrupa a los ministros de Economía de la zona euro desde 1997.

Centeno se impuso este lunes en una votación secreta en la que también compitieron sus colegas de Letonia, Eslovaquia y Luxemburgo. La ministra letona se retiró tras la una primera votación. El ministro eslovaco cayó en la segunda ronda. Y el portugués se impuso en la tercera y última votación a su colega de Luxemburgo.

El ministro español, Luis de Guindos, anunció su apoyo al portugués. Guindos aspiró en el pasado a la presidencia del Eurogrupo pero España concentra ahora sus esfuerzos diplomáticos en lograr la vicepresidencia del BCE en mayo de 2018.

La victoria de Centeno, se interpreta en Bruselas como un reconocimiento a uno de los países más golpeados por la crisis de la zona euro. Portugal tuvo que ser rescatada en 2011 por la zona euro y el FMI con préstamos de hasta 78.000 millones de euros. A cambio, el entonces gobierno conservador tuvo que aplicar drásticos recortes hasta el final del rescate en junio de 2014. Un año después, las elecciones generales dieron un vuelco y los socialistas lograron el gobierno con el apoyo externo de la extrema izquierda.

El Gobierno de António Costa dio marcha atrás a varias de las medidas de la troika y elevó el salario mínimo, para indignación de Bruselas y Berlín, que amenazaron a Lisboa con un segundo rescate. Pero la recuperación económica (alimentada en parte por el BCE) salvó al gobierno de Costa. Y su ministro de Finanzas llegó a ser calificado como “el Ronaldo del Eurogrupo” por Wolfgang Schäuble, hasta hace poco ministro alemán de Finanzas.

El elogio de Schäuble abrió el camino de Centeno hacia la presidencia del Eurogrupo. Centeno recogerá el testigo de manos del holandés Jeroen Dijsselbloem, que, a pesar de su inexperencia, también fue catapultado por Berlín en 201e a un puesto ocupado hasta entonces por el luxemburgués Jean-Claude Juncker (hoy presidente de la CE).

Dijsselbloem ha ejercido durante cinco años como testaferro de Berlín y durante las fases más agudas de la crisis griega llegó a convertirse en la voz más agresiva contra el gobierno de Alexis Tsipras (Syriza). El choque alcanzó tal nivel que hasta el comisario de Economía, Pierre Moscovici, alimentó la leyenda (¿o no?) sobre un conato de pelea entre Dijsselbloem y el ministro griego, Yanis Varoufakis.

Tanto Dijsselbloem como Centeno proceden de las filas socialistas. Pero el portugués simboliza el extremo opuesto del holandés en el seno de un Eurogrupo dividido a raíz de la crisis. A un lado, los países que mantuvieron la máxima calificación crediticia (triple A) como Holanda y Finlandia, que se alinearon con Berlín para imponer una austeridad draconiana y, a menudo, contraproducente. Del otro, Grecia, Irlanda, Portugal y Chipre entre los países más castigados por el diktat alemán. Centeno confía ahora en restablecer la unidad con un mandato de dos años y medio por delante.

Descrito en la prensa de su país como un economista "liberal", Centeno está especializado en el mercado de trabajo y sus áreas de investigación son la Economía del Trabajo, la econometría, la microeconomía y la teoría de los contratos.

A su llegada a la reunión de ministros se ha presentado como a sí mismo como el candidato a la presidencia del Eurogrupo capaz de "generar consensos" entre los socios del euro, de cara a la "exigente" agenda a la que se enfrenta la eurozona en los próximos meses.

Normas
Entra en EL PAÍS