Mitch McConnell, líder de la mayoría republicana en el Senado de EEUU, el viernes durante la votación de su plan de reforma fiscal.
Mitch McConnell, líder de la mayoría republicana en el Senado de EEUU, el viernes durante la votación de su plan de reforma fiscal.

El plan fiscal de Trump pasa por delante de los principios

Los republicanos del Senado hacen grandes concesiones para aprobar su reforma

El partido estaba ansioso por una victoria política en medio de la investigación de la interferencia rusa

Los republicanos del Senado de Estados Unidos están dejando de lado sus principios en su lucha por una victoria fiscal. El plan de reducción de impuestos aprobado en la madrugada del sábado después de una serie de cambios de última hora incluye concesiones para guardar las apariencias en cuanto al déficit y la fuerte inclinación de la ley hacia los ricos. Aún quedan por resolver las diferencias con la Cámara de Representantes. Pero con la investigación sobre la intromisión rusa en las elecciones cada vez más cerca del presidente Donald Trump, los republicanos están también más ansiosos por una victoria política.

Mitch McConnell y otros líderes del Senado hicieron una serie de concesiones justo antes de la votación. El proyecto de ley aumenta las tasas impositivas para las ganancias corporativas repatriadas y conserva el impuesto mínimo alternativo para las empresas, mientras que lo revisa para los individuos. Al mismo tiempo, mantiene las deducciones de impuestos estatales y locales a la propiedad, con un tope de 10.000 dólares, y aumenta las exenciones fiscales para las entidades en régimen de transparencia fiscal. También amplía las deducciones por gastos médicos, que están derogadas en el plan de la Cámara.

Esa es una de las cuestiones que tendrá que conciliarse con el proyecto de ley aprobado el mes pasado en la cámara baja. La Cámara pretende que todos sus recortes de impuestos sean permanentes, mientras que las reducciones individuales son temporales en el plan del Senado. También difieren en los tramos, las exenciones para las entidades en régimen de transparencia fiscal y el impuesto mínimo alternativo.

El Senado aprobó la ley horas después de que el exasesor de seguridad nacional Mike Flynn se declarara culpable de mentir al FBI, dentro de una investigación sobre la interferencia rusa en las elecciones presidenciales de 2016. Flynn fue uno de los primeros y más estrechos partidarios de Trump durante la campaña, y su decisión de cooperar con el fiscal especial Robert Mueller podría suponer mayores riesgos para el presidente. Por ahora, está marcando el eje central de su agenda económica.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías.

Normas
Entra en EL PAÍS