Una  mujer pasea delante de una publicidad de ahorro de un banco.
Una mujer pasea delante de una publicidad de ahorro de un banco.

El 73% de los jóvenes se declara ahorrador

La mayoría destinan el ahorro a objetivos personales y a largo plazo como la compra de una vivienda

Solo el 6,6% de ellos admite reservar parte de sus ingresos a la jubilación

Con una tasa de desempleo que afecta al 37% de los menores de 30 años y un panorama laboral en el que la precariedad tiene un papel importante, sorprende que los jóvenes estén a la cabeza de los ahorradores, según el estudio sobre la percepción del ahorro entre los españoles llevado a cabo por la Fundación Mapfre. El 73% de los encuestados en esta franja de edad asegura que está ahorrando, sin embargo, lo hace para cubrir objetivos de consumo próximo (ropa, viajes, tecnología) o a largo plazo (comprar una vivienda) y solo el 6,6% lo hace para la jubilación. 

De entre los jóvenes que aún no consideran apartar parte de sus ingresos, el 74% tiene planes de empezar a hacerlo en un plazo máximo de cinco años. Entre los que sí ahorran, casi la mitad aseguran hacerlo de manera mensual, mientras que el 35% declara que ahorra de manera puntual. 

En general, el 61% de los españoles ya está ahorrando, pero para objetivos muy diversos. Los más ahorradores son los vascos, con un 86,9% que se declara ahorrador; Galicia, con un 77,9% y Madrid, donde el 72,2% asegura que ya aparta dinero para el futuro. Son, sin embargo, los vascos y gallegos los que destinan un porcentaje más bajo de sus ingresos, la mayoría no guarda más del 10%. 

Solo un 19,5%% de los ahorradores totales lo hacen para el retiro. Es en Galicia donde la población está más concienciada con la necesidad de tener un colchón económico para la jubilación, un 65% lo hacen para este propósito. Por franja de edad, los mayores de 46 son los que más dinero apartan para cuando estén pensionados. 

En términos generales solo uno de cada cuatro españoles asegura ahorrar para la jubilación y lo hacen en su mayoría para complementar la prestación pública que recibirán. La siguiente razón para invertir parte de sus ganancias presentes en el futuro es la falta de confianza en el sistema público de pensiones, un 44% de los españoles cree que no tendrá esa prestación. 

El miedo a no percibir la pensión se une a la convicción de que, de tenerla, no llegará para mantener el nivel de vida del que se disfrutaba durante la etapa laboral, sobre todo entre los más jóvenes. 

Ante esto, el servicio de estudios de Mapfre apuesta por establecer sistemas de ahorro voluntario que puedan complementar las pensiones públicas que aseguran que están garantizadas. La fundación, basándose en la encuesta, considera que este modelo de ahorro-previsión debería cumplir tres condiciones: poder retirar el dinero en caso de necesidad, ser un sistema compartido con la empresa y que contar con incentivos fiscales. 

Normas
Entra en EL PAÍS