BBVA vende a Cerberus su ladrillo valorado en unos 5.000 millones

El banco que preside González obtendría unos 4.000 millones por la operación

El acuerdo entre ambas partes podría anunciarse en horas

BBVA vende a Cerberus su ladrillo valorado en unos 5.000 millones

BBVA ha aprovechado el cierre de ejercicio para concluir las operaciones de venta más importantes que llevaba negociando desde hace meses. Ayer comunicó el acuerdo vinculante que había alcanzado con The Bank of Nova Scotia (Scotiabank) venderle su participación del 68,19% en BBVA Chile y otras actividades relacionadas como el negocio de seguros de vida por unos 2.200 millones de dólares estadounidenses (1.850 millones de euros).

Esta operación le proporcionará unas plusvalías de 640 millones de euros y un impacto positivo estimado en el ratio de capital de mayor calidad CET1 fully loaded de 50 puntos básicos.

Pero es la venta de su cartera de activos probemáticos a Cerberus su gran operación de cierre de ejercicio. La entidad que preside Francisco González ha llegado a un acuerdo con el fondo estadounidense para traspasarle unos 13.000 millones de euros en activos inmobiliarios, según adelantó ayer Vozpopuli, y varias fuentes han confirmado a este periódico.

La firma de este pacto estaba previsto que se cerrara ayer por la tarde o esta mañana si no ha cambiado nada, según aseguran fuentes financieras conocedoras de la operación que lleva más de cuatro meses gestándose. Portavoces de BBVA se limitan a afirman que “no comentan operaciones de mercado”.

Este traspaso supone para el banco desprenderse –y por lo tanto desconsolidar– de 13.000 millones en inmuebles, incluidos los de su inmobiliaria Anida, lo que le permitirá mejorar su ratio de capital y evitar tener que aumentar sus provisiones por el ladrillo, como consecuencia de las nuevas normas internacionales de contabilidad IFRS 9, que entran en vigor al comienzo de 2018.

Estas normas, que endurecen las provisiones por las carteras inmobiliarias, como la presión del Banco de España y del Banco Central Europeo (BCE) para que el sector acelere la venta de sus activos NPLs (non perdorming loans), han servido de revulsivo para que la banca acelere la venta de sus inmuebles y suelo adjudicados. Y BBVA no iba a ser menos.

BBVA venderá, en total, unos 75.000 inmuebles con suelo residencial y terciario.
La operación, según apuntan fuentes financieras, esta valorada en su conjunto en unos 5.500 millones de euros, de los que BBVA recibirá unos 4.000 millones de euros.

Esta es la segunda operación similar que se realizan en el mercado español. La primera fue la venta realizada en agosto pasado por Banco Santander cuando traspasó a Blackstone 30.000 millones de activos tóxicos, tras la constitución de una sociedad en la que la firma americana controla el 51%. El grupo español se apuntó por esta venta unos 5.000 millones de euros.

Según todos los expertos consultados, tras esta operación se ha producido un antes y un después en la fórmula para que el sector financiero se deshaga de su lastre inmobiliario.

Una parte de los activos inmobiliarios de BBVA han sido heredados de CatalunyaBanc y de Unnim, ambas firmas adquiridas en subasta por el banco que preside Francisco González.

lgunos de estos activos, como los de Unnim, cuentan con un esquema de protección de activos (epa), pero afecta a una parte pequeña de la cobertura total de los inmuebles de BBVA, explican fuentes financieras. Aunque han tenido que negociar para cerrar esta operación con el Fondo de Garantía de Depósitos (FGD). En el caso de Santander y Blackstone la operación se centró en inmuebles de Banco Popular, entidad que no había recibido ayudas públicas.

El proyecto de la institución que preside González, eso sí, tendrá la misma estructura que la de la entidad presidida por Ana Botín. BBVA y Cerberus constituirán una sociedad en la que alrededor del 75% la contrlolará el fondo estadounidense, apuntan las mismas fuentes. A finales de septiembre BBVA contaba con un volumen de créditos promotor y adjudicados de 17.774 millones de euros, provisionados en un 56%, referente para fijar el precio. Santander provisionó la cartera que vendió a Blackstone en un 67%.

Este año será récord en ventas de carteras. Entre operaciones realizadas y las que están en curso en 2017 se realizarán transacciones que superarán ampliamente los 55.000 millones de euros. Esta cifra contrasta con los 22.000 millones de euros realizados en 2016, pese a que el presente ejercicio parecía inicialmente que iba a ser más modesto en transacciones.

Bankia y Banco Sabadell también tantean al mercado para vender de un golpe prácticamente todos sus inmuebles, aunque estas operaciones se cerrarán previsiblemente en el primer trimestre de 2018.

Normas