El Ayuntamiento de Madrid busca sacar a Ferrovial y ACS de la M-30

Ahora Madrid, PSOE y Ciudadanos votan a favor de un dictamen que pide la remunicipalización de la concesionaria

El informe de la comisión que ha investigado el estado financiero urge auditorías sobre la obra estrella de Ruíz Gallardón

Investigación contra ACS y Ferrovial
Concejales madrileños en la comisión municipal de investigación de la situación financiera de Madrid Calle 30.

Ahora Madrid, grupo que gobierna la ciudad de Madrid con la alcaldesa Manuela Carmena a la cabeza, ha encontrado el apoyo de PSOE y Ciudadanos en su cruzada contra Emesa, el socio privado del consistorio en el capital de Madrid Calle 30. Participada por Ferrovial y ACS, esta última sociedad cuenta con el 20% de la empresa mixta que gestiona la conservación de la autovía de circunvalación M-30, y tiene ya un dictamen en contra que aconseja la remunicipalización.

El informe, aprobado por los tres partidos, también urge una auditoría de las certificaciones de obra del que fue proyecto estrella durante el mandato del popular Alberto Ruiz-Gallardón, así como una segunda auditoría ambiental.

El documento emitido este viernes por la comisión no permanente de investigación del ayuntamiento, sobre la situación económica de Madrid Calle 30, será llevado y previsiblemente aprobado en el pleno de este miércoles.

De los 140 millones de presupuesto anual del anillo que circunvala Madrid, solo 28 millones van al mantenimiento

Ahora Madrid, con los citados votos favorables de PSOE y Ciudadanos, pretende que la sociedad mixta, en la que Emesa tiene un 20% del capital, se convierta en 100% municipal. El dictamen de la comisión recomienda “un minucioso control sobre el mantenimiento y la explotación de la infraestructura”, e insta a la apertura de trámites para que sea el socio privado quien pague la factura de la luz de la carretera.

Otros consejos señalan hacia la regulación de las condiciones del acceso a la licitación de las empresas vinculadas a Ferrovial y ACS, o que el personal de dirección sea nombrado por el accionista público.

Imagen de archivo, con los túneles de la M-30 en obras.
Imagen de archivo, con los túneles de la M-30 en obras.

El informe aprobado concluye que las obras registraron ilegalidades por la ausencia de la obligatoria evaluación de impacto ambiental, y se interpreta que se trató de acelerar la ejecución de la M-30 para “poder inaugurar las obras antes de las elecciones de 2007”. Se critica la “falta de transparencia en las fases de creación de Madrid Calle 30, así como en la adjudicación de las obras y trabajos de conservación, con contrato prorrogado hasta 2040. Ahora Madrid defenderá, tal y como dice el informe, la relicitación de la conservación.

La Cámara de Cuentas madrileña estima que el proyecto habrá costado 10.400 millones hasta 2040. De los 140 millones de presupuesto anual del anillo que circunvala Madrid, solo 28 millones van al mantenimiento.

Normas