El PSOE dice que tras el apoyo de Nadal al carbón está su intención de subvencionar a las nucleares

Quiere compensar a las eléctricas para que amplíen la vida del parque a 50 o 60 años

Los socialistas han propuesto apoyar al carbón nacional pero no al de importación

El PSOE se defiend
Cristina Narbona, presidenta del PSOE, y pedro Sánchez, secretario general.

La verdadera razón que se oculta  tras el real decreto que tramita el Gobierno para regular el procedimiento de cierre de centrales eléctricas, no es la defensa del carbón, sino "dar carta de naturaleza a una sobre-retribución para las eléctricas que se apunten a la prórroga nuclear que el ministerio ha venido anunciando públicamente en los últimos meses". Así lo asegura en una nota de prensa el Partido Socialista, al que el ministro de Energía, Álvaro Nadal, presiona para que respalde la convalidación en el Congreso de un real decreto ley que blinde la medida.

Lejos de reconocer el fracaso de la política energética, el Gobierno no sólo no parece dispuesto a rectificar -indica el PSOE-, sino "que exige ahora a la oposición que respalde su modelo", que se resumen en "sablazos a las economías familiares, deterioro de la competitividad de la industria, parón de las energías renovables, una inseguridad jurídica que nos va a costar miles de millones de euros en indemnizaciones y muchos territorios abandonados a su suerte en una transición energética que requeriría de estrategias económicas y medidas sociales que brillan por su ausencia en la política del PP".

Para el principal partido de la oposición, el cierre de la central nuclear de Garoña, forzado por sus propietarias, Endesa e Iberdrola, frente a sus intenciones de prorrogar la vida del parque nuclear más allá de 40 años y las razones económicas aducidas por las eléctricas, que han reclamado compensaciones o una rebaja de la fiscalidad, "es lo que ha llevado al ministerio a ingeniar un mecanismo de compensación encubierta", según los socialistas, para evitar que se repita el caso de Garoña. El parque nuclear español cumplirá los 40 años entre el año entre 2020 y 2027.

Según el PSOE, el ministerio ya dispone de una herramienta normativa que le faculta para denegar el cierre de centrales en los estrictos términos que las normativas europea y española disponen. Por tanto, se pregunta, "¿qué razón habría para justificar una nueva norma cuya finalidad es exactamente la misma?". En su opinión, "habilitar un sistema de pagos por capacidad para compensar a las eléctricas por prorrogar hasta los 50 o 60 años la vida de las nucleares.

¿En este sentido, el PSOE recuerda su compromiso electoral de limitarla a 40 años y su sustitución progresiva por energías renovables. Y frente a la acusación de Nadal de que se ha negado a apoyar la nueva norma que endurecerá el cierre de plantas, este partido aclara que ha propuesto al Gobierno que dicha norma "debería formar parte del mecanismo de gestión de la reserva estratégica para mineral autóctono y no para el de importación", lo que este ha rechazado.

En este sentido, considera que la Ley de Transición Energética, sobre cuyas bases técnicas trabaja un grupo de expertos, "debe recoger una Estrategia de Transición Justa con actuaciones dirigidas a colectivos y territorios vulnerables al proceso de transición por razones socio-laborales, ambientales y económicas”. Las comarcas afectadas deberían ser consideradas preferentes en la subastas de renovables, según el Partido Socialista.

Normas